Empresas como Samsung se han convertido en uno de los exponentes más grandes de la tecnología a nivel mundial. Anualmente, sorprenden a su público con nuevas actualizaciones para sus modelos más conocidos y con una que otra novedad que se les adiciona a los mismos para mejorar aún más su rendimiento.

A pesar de su obvio éxito, no todo suele ser tan afortunado. De hecho, algunas veces podría decirse que compañías tan grandes como estas comenten el error de morder mucho más de lo que pueden masticar.

En este caso, se puede ver un poco de ello en los rumores sobre la futura construcción del prometido teléfono insignia Samsung Galaxy S11 que la empresa ha prometido para el 2020. Específicamente, todos los comentarios se han desarrollado en torno al desempeño del que sería el más reciente chip desarrollado por la compañía, el Exynos 990.

La expansión del Exynos

Desde que la gama de los Galaxy comenzó a salir el público, ha existido una dualidad en cuanto a su diseño. En los países asiáticos –y, sobre todo, en Corea del Sur– la tendencia es que los dispositivos sean potenciados por los chips manufacturados por la empresa, es decir, los Exynos.

Por otra parte, en el resto del mundo muchos de ellos en realidad contienen en su diseño los populares chips conocidos como Snapdragon. Con el paso del tiempo, Samsung ha intentado expandirse de forma paulatina, esparciendo el uso de los Exynos y comenzando a dejar de lado los Snapdragon.

Hasta los momentos, estos últimos aún ganan el conteo de porcentajes. Pero, la verdad es que los Exynos han comenzado a ganar terreno. Un claro ejemplo de ello es la última presentación del teléfono insignia de la empresa el S10. Este contó con partes casi iguales en la distribución de chips. Por ello, podría pensarse que estos están logrando tener una expansión exitosa.

Sin embargo, todo lo que es hecho con prisa podría traer problemas. Y tal ha sido el caso con los Exynos, que, al parecer, aún no están aptos para dar la talla ante los Snapdragon –sobre todo, cuando hablamos de los últimos lotes.

Samsung podría tener que retroceder esta vez

Obviamente, el proceso expansivo de Samsung viene por su deseo de comenzar a trabajar con elementos de su propia manufactura únicamente. No obstante, aún no parecen haber con seguido todas las herramientas para ello.

Lo comentado en un tuit en la cuenta oficial de Ice Universe, podría hacerse realidad el año que viene. Según lo que se puede ver en las acciones de la empresa, los chips Snapdragon volverán a tomar el protagonismo en el mundo de los equipos de Samsung.

Al parecer, el más reciente modelo de estos, el Exynos 990, no es tan poderoso como lo han promocionado. Incluso, se habla de que no es capaz de hacerle frente al actual Snapdragon 865 –con el que cuenta una gran cantidad de equipos S10.

Por este motivo, parece que en el 2020 Samsung se apegará a los Snapdragon en los países que siempre ha acostumbrado y expandirá su alcance a otras zonas que antes tenían la cobertura de Exynos. Esto último tambiénse confirmó a través de otro tuit de Ice Universe. En él, se aclara que zonas como Malasia, India y Bangladesh ahora contarán con equipos potenciados con el chip Snapdragon 865 en lugar del –antes esperado– Exynos 990.