Cuando hablamos de calentamiento global, por lo general pensamos en la actividad industrial humana, el transporte y las fugas de gas metano domésticas en las ciudades. Sin embargo, no  toda la responsabilidad de las emisiones de gases de efecto invernadero cae sobre los humanos: hay algunas fuentes naturales que también ponen su grano de arena.

Una nueva investigación publicada en la revista Nature Communications revela que el movimiento de las rocas volcánicas también emite gases de efecto invernadero capaces de crear enormes efectos de calentamiento global.

Las emisiones de la Provincia Ígnea del Atlántico Norte

Un equipo de geólogos de la Universidad de Birmingham creó el primer modelo mecanicista de cambios en las emisiones de carbono durante el Máximo Térmico Paleoceno-Eoceno (PETM). Este fue un breve intervalo de temperatura máxima ocurrido hace unos 55 millones de años que duró alrededor de 100,000 años.

Los investigadores calcular los flujos de gases de efecto invernadero a base de carbono asociados con la Provincia Ígnea del Atlántico Norte (NAIP), una de las provincias ígneas más grandes de la Tierra que abarca Gran Bretaña, Irlanda, Noruega y Groenlandia. Las grandes provincias ígneas (LIP) son acumulaciones extremadamente grandes de rocas ígneas resultado del viaje del magma a través de la corteza hacia la superficie terrestre.

El Dr. Stephen Jones, profesor titular de Sistemas de la Tierra en la Universidad de Birmingham, explicó que estas grandes provincias ígneas están vinculadas a picos de cambio climático global, de los ecosistemas y del ciclo del carbono a lo largo del tiempo mesozoico. Estos eventos coinciden también con las extinciones masivas más devastadoras de la Tierra y con la reducción del oxígeno en los océanos.

“Calculamos los flujos de gases de efecto invernadero a base de carbono asociados con el NAIP, vinculando las mediciones del proceso que generó magma con las observaciones de las estructuras geológicas individuales que controlaban las emisiones de gases. Estos cálculos sugieren que el NAIP causó el mayor calentamiento global transitorio de los últimos 65 millones años”.

El mayor calentamiento global transitorio

Los resultados de las simulaciones muestran que la NAIP podría haber iniciado el cambio climático en el Máximo Térmico Paleoceno-Eoceno, y predicen un flujo de emisiones pico de 0.2-0.5 Pg de carbono al año-1.

Dicho esto, el PETM es el mayor evento de cambio climático natural del tiempo Cenozoico. En su inicio, la liberación de 0.3-1.1 PgC año-1 de carbono y otros gases de efecto invernadero dieron lugar a un calentamiento global en menos de 20,000 años, un periodo relativamente corto. Por lo que su análisis es digno de consideración en las teorías que tratan de explicar el incremento de la temperatura promedio de la atmósfera de la Tierra.

Referencia:

Large Igneous Province thermogenic greenhouse gas flux could have initiated Paleocene-Eocene Thermal Maximum climate change. https://www.nature.com/articles/s41467-019-12957-1