Está claro que la contaminación del aire puede tener efectos perjudiciales en la salud. Alrededor de un tercio de todas las muertes por accidentes cerebrovasculares, cáncer de pulmón y enfermedades respiratorias pueden estar relacionadas con respirar aire tóxico.

Pero los resultados de una investigación muestran que la polución atmosférica además de afectar nuestra salud, también tiene un impacto nuestro comportamiento, sugiriendo que el aire contaminado induce conductas agresivas, especialmente entre los jóvenes.

Así afecta la contaminación del aire a receptores de trasplante de corazón

Vínculo analizado

El estudio, dirigido por investigadores de la Universidad Estatal de Colorado, utilizó datos delictivos de la Oficina Federal de Investigación (FBI) e información de contaminación del aire de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), para analizar el vínculo entre la contaminación del aire y los delitos violentos en 397 condados estadounidenses entre 2006 y 2013.

En algunas ciudades, respirar el aire ambiental es tan peligroso como fumar 25 cigarrillos al día.

Los científicos suelen medir las tasas de contaminación del aire a través de las concentraciones de ozono, así como del nivel de material particulado transpirables de 2,5 micrones de diámetro o menos (PM2.5), que se han relacionado con efectos perjudiciales para la salud.

Al analizar los datos, los investigadores encontraron que un aumento del 10 por ciento en la exposición a la PM2.5 se asoció con un aumento del 0,14 por ciento en crímenes violentos, como el asalto. Un aumento equivalente en la exposición al ozono, se asoció con un salto del 0,3 por ciento en tales crímenes.

Los niveles de contaminación atmosférica pueden superar esos umbrales fácilmente. Por ejemplo, En noviembre de 2018, debido a los intensos incendios forestales ocurridos en California, los niveles de PM2.5 en la ciudad de San Francisco aumentaron siete veces más que el promedio.

Una fuerte relación correlativa

Los investigadores tuvieron cuidado de considerar otras posibles explicaciones, como el clima, las olas de calor, la precipitación o factores de confusión más generales específicos de cada condado. Aún luego de considerar estos factores, se mantuvo la relación entre los niveles de contaminación del aire y las tasas de delitos violentos.

El análisis de los datos reveló que un aumento del 10 por ciento en la exposición a la PM2.5 se asoció con un aumento del 0,14 por ciento actos delictivos.

Los autores son cautelosos para no especular sobre el mecanismo preciso por el cual el aire contaminado podría conducir a más violaciones o robos, por lo que no hicieron afirmaciones sobre la relación fisiológica y mecanicista de cómo la exposición a la contaminación del aire puede hacer que a alguien a sea más agresivo.

Los humanos son la mayor fuente de compuestos volátiles en las oficinas

Los autores explican que resultados del estudio solo muestran la fuerte relación correlativa entre tales delitos y los niveles de contaminación del aire.

Estos hallazgos sugieren que un aire más limpio podría reducir los delitos violentos. Los investigadores estiman que una reducción del 10 por ciento en la exposición diaria al PM2.5 y al ozono podría ahorrar millones de dólares anualmente debido a una reducción de los actos delictivos.

Referencia: The effect of pollution on crime: Evidence from data on particulate matter and ozone. Journal of Environmental Economics and Management, 2019. https://doi.org/10.1016/j.jeem.2019.102267

Más en TekCrispy