El consumo excesivo de alcohol es uno de los principales factores de riesgo de mortalidad relacionados con el comportamiento y el cáncer es una de las principales causas de muerte. Aunque el alcohol es un carcinógeno humano reconocido, se sabe poco sobre las relaciones directas a nivel de la población entre el consumo y el riesgo de cánceres relacionados con el alcohol.

Dado que las políticas de control del alcohol pueden afectar el nivel de consumo, se podría inferir que políticas más restrictivas pueden reducir el cáncer relacionado con el alcohol. Sin embargo, se desconoce la relación entre las políticas sobre el alcohol y la incidencia de los cánceres relacionados con el alcohol.

Niños tratados con quimioterapia tienen un mayor riesgo de desarrollar un segundo cáncer

Midiendo el impacto

A fin de esclarecer esta cuestión, investigadores del Centro Médico de Boston y la Universidad de Boston examinaron la relación entre políticas de alcohol más restrictivas y el número de muertes por cáncer relacionadas con el alcohol por estado en el periodo 2006 – 2010.

El estudio muestra que la implementación de políticas efectivas para reducir el consumo de alcohol es un medio prometedor para la prevención del cáncer.

Para ello, asignaron a cada estado un puntaje de la Escala de Políticas de Alcohol basado en la presencia e implementación de 29 regulaciones diferentes de alcohol, incluidas restricciones sobre la cantidad de lugares autorizados para vender alcohol, las leyes fiscales estatales y otros.

Los puntajes de la Escala de Políticas se relacionaron luego con las tasas de cánceres atribuibles al alcohol utilizando datos de la aplicación de Impacto de Enfermedades Relacionadas con el Alcohol de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades para los cánceres de esófago, boca y garganta, hígado, próstata y mama.

Riesgo reducido

El estudio encontró que para todos los cánceres combinados, las políticas más restrictivas se asociaron con un riesgo reducido de mortalidad por cáncer. Un aumento del 10 por ciento en la fuerza de las políticas sobre el alcohol (calculado en base a sus puntajes de escala de política) se relacionó con una disminución relativa del 8,5 por ciento en las muertes por cáncer.

Estos hallazgos, que fueron similares entre hombres y mujeres, subrayan el impacto potencial que las políticas de salud pública pueden tener en la prevención del cáncer a nivel de la población.

El consumo excesivo de alcohol es uno de los principales factores de riesgo de mortalidad relacionados con el comportamiento.

En referencia a los resultados del estudio, el doctor Timothy Naimi, académico en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston y coautor de la investigación, comentó:

“Al pensar en el riesgo de cáncer y su prevención, el enfoque tiende a centrarse en los factores de riesgo a nivel individual en lugar de los determinantes ambientales, como las políticas públicas que afectan el consumo de alcohol o tabaco”.

Aún en concentraciones bajas, estos productos químicos promueven el cáncer

Los resultados del estudio, expresan los autores, muestran que la implementación de políticas efectivas para reducir el consumo de alcohol es un medio prometedor para la prevención del cáncer que merece mayor investigación.

Referencia: Alcohol policies and alcohol-attributable cancer mortality in U.S. States. Chemico-Biological Interactions, 2019. https://doi.org/10.1016/j.cbi.2019.108885

Más en TekCrispy