Los sesgos de raza y género a nivel de aplicaciones no son una noticia nueva, sin embargo, ahora esta diferencia entre personas ha llegado a un nivel superior, al Senado, pues un par de integrantes de la cámara ha alzado la voz pidiendo respuestas sobre una investigación que quedo pendiente desde el pasado mes de octubre.

De acuerdo con la fuente, hace unos meses un estudio académico cuestionó un software ampliamente utilizado en la atención médica de los EE.UU. denotando que éste estaba priorizando el acceso a la ayuda adicional en afecciones como la diabetes a los pacientes blancos sobre los de piel oscura.

Sesgo racial como característica

Este estudio reveló la existencia de un sesgo racial en la salida del software de gestión de pacientes de Optum, una subsidiaria de UnitedHealth que predice las necesidades de atención médica de 70 millones de pacientes en los EE.UU., donde se encontró que el software otorgó puntajes más bajos a pacientes negros con condiciones médicas iguales que los pacientes blancos.

Una respuesta necesaria

Ahora, el día de hoy el candidato presidencial demócrata y senador, Cory Booker (D-New Jersey) y el colega del Senado Ron Wyden (D-Oregon) están exigiendo respuestas a esta investigación.

Booker y Wyden se han dado a la tarea de enviar cartas a la Comisión Federal de Comercio (FCC), a los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid, y a cinco de las compañías de atención médica más grandes de EE.UU. preguntando sobre las medidas que estas empresas emplean para evitar que se generen sesgos raciales en estos algoritmos de atención médica.

Aunque no es la primera vez que se toca este tema en el senado, los legisladores esperan llamar suficientemente la atención de las compañías médicas a fin de evitar estos sesgos que podrían no solo aumentar, sino ser el causante de miles de muertes, ya que este último estudio reveló que los casos de los pacientes que fueron desatendidos fueron reducidos a más de la mitad, de casi el 50% a menos del 20%.