Viajar por el mundo figura entre los sueños más comunes de las personas de nuestra actualidad, e incluso ha sido recomendado como una terapia para salir de la rutina y liberar las tensiones derivadas de la rutina.

Sin embargo, no todo es positivo en torno a este tema. Además del riesgo de contraer enfermedades endémicas de determinada región o típicas entre los turistas, la exposición a elevados niveles de contaminación del aire puede afectarlos de manera negativa, por muy poco tiempo que pasen en dicho sitio.

Exposición a la contaminación del aire atenta contra la salud mental infantil

Seis y ocho semanas en Beijing

“Es ampliamente conocido que la exposición a largo plazo a la contaminación del aire está asociada con un aumento de la enfermedad cardiovascular. Pero no se sabía si una visita a corto plazo a un lugar con contaminación atmosférica grave podría tener un impacto significativo”, señaló el Dr. Jesús Araujo, autor de una nueva investigación sobre el tema, en un comunicado de prensa de la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA).

Niebla, Smog, China, Beijing, Ciudad Prohibida, Neblina
Los turistas de Los Ángeles que visitaron Beijing durante unas pocas semanas mostraron signos de salud deteriorada en dicho período.

Araujo y sus colegas reunieron un total de 26 adultos sanos y no fumadores, con una edad promedio de 24 años y provenientes de la ciudad de Los Ángeles, los cuales pasaron 10 semanas en Beijing durante los veranos de de los años 2014 y 2015.

Dividieron a los participantes en dos grupos, y les tomaron muestras de sangre luego de haber culminado un viaje corto: a los del primer grupo después de ocho semanas en Beijing y del segundo grupo después de seis semanas en la misma ciudad.

Cuando analizaron los resultados de las pruebas, los investigadores observaron que ambos grupos tuvieron cambios de salud negativos significativos durante su tiempo en la capital china. Entre ellos, niveles más altos de grasas oxidadas que aumentaron la inflamación del corazón así como un cambio en la función enzimática, asociado con la enfermedad cardíaca.

Encontraron que los cuerpos de los participantes tenían una concentración de contaminantes atmosféricos hasta un 800 por ciento mayor cuando estaban en Beijing en comparación con cuando salieron de Los Ángeles.

El impacto de la contaminación pueden revertirse

Pero el panorama no parece ser tan gris a pesar de que hablamos del smog. Los investigadores señalan que la mayoría de los efectos negativos observados sobre la salud de los participantes del estudio se revirtieron entre cuatro y siete semanas después de su regreso a Los Ángeles.

“Es probable que los efectos sobre la salud sean aún más prominentes después de una exposición prolongada a la contaminación del aire, viajes repetitivos o entre personas con condiciones de salud preexistentes “, dijo el primer autor del estudio, Yan Lin, asociado postdoctoral en el Instituto de Salud Global de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte.

Durante el período de estudio, los investigadores registraron que la concentración de partículas en el aire en Beijing promedió 371 por ciento más que en Los Ángeles. Aunque llama la atención que recientemente un funcionario del gobierno chino anunció que el país había logrado su meta de reducir las emisiones de carbono antes de la fecha prevista, 2020.

Referencia:

Pro-Oxidative and Pro-Inflammatory Effects After Traveling from Los Angeles to Beijing: A Biomarker-Based Natural Experiment. https://ahajournals.org/doi/abs/10.1161/CIRCULATIONAHA.119.042054

Más en TekCrispy