A pesar de que los gobiernos proveen servicios de protección a menores encargados de evitar el maltrato y las consecuencias del mismo en niños y niñas, la intervención de dichos organismos parece colocar un alto nivel de estrés en estos que deriva en afecciones psicológicas durante la infancia.

Los niños que tienen contacto con los servicios de protección infantil durante los años de la primera infancia presentan trastornos mentales de inicio en la infancia, según los resultados de una nueva investigación publicada en la revista Medical Journal of Australia.

Mentirles a los niños puede hacerlos más propensos a mentir en su adultez

Informes de protección infantil

Un equipo de investigadores de Neuroscience Research Australia decidió estudiar las asociaciones entre el protagonismo de niños en informes de protección infantil en la primera infancia y diagnósticos de trastornos mentales durante la infancia media considerando la respuesta de dichos servicios.

Para obtener información, consultaron el Estudio de Desarrollo Infantil longitudinal de NSW (NSW-CDS), del cual extrajeron datos administrativos vinculados de Nueva Gales del Sur, 2001-2016 reuniendo una población de 74,462 niños.

Los niños en contacto con los servicios de protección infantil son casi tres veces más propensos a sufrir trastornos mentales en comparación con los niños sin informes.

Durante su revisión identificaron 13,796 niños que habían sido objeto de informes a los servicios de protección infantil durante la primera infancia, los cuales representaban el 18.5 por ciento del total mencionado. De ellos, 1,148 niños habían sido ubicados fuera de su hogar al menos una vez, y en 1,680 se había comprobado riesgo de daño significativo, pero no fueron colocados bajo cuidado. En cambio, 9,161 de los niños tenían informes no comprobados y 1,807 tuvieron informes de hechos en los que no se observó un riesgo daño significativo.

“Después de ajustar por sexo, desventaja socioeconómica, complicaciones perinatales y enfermedad mental de los padres, el contacto en la primera infancia con los servicios de protección se asoció con una mayor frecuencia de ser diagnosticado con un trastorno mental durante la infancia media. La frecuencia fue más alta para los niños que fueron colocados fuera del hogar”.

Los investigadores encontraron que las probabilidades de sufrir trastornos mentales durante la niñez media fueron casi tres veces más altas para los niños conocidos por los servicios de protección durante la primera infancia en comparación con los niños sin informes. En aquellos casos graves en los que niños tuvieron que salir de su hogar, estas probabilidades fueron cinco veces más altas.

Los jóvenes que se especializan en un deporte son más propensos a sufrir lesiones

Los niños más propensos a trastornos mentales

Los trastornos identificados fueron los relacionados con el estrés, la conducta y la hipercinética, incluido el trastorno por déficit de atención/hiperactividad, siendo estos 10 veces más probables para los niños que se encontraban bajo cuidado “incluso después de tener en cuenta el sexo, la desventaja socioeconómica, las complicaciones perinatales y enfermedad mental de los padres”, escribieron los autores.

“En modelos ajustados, los niños tenían más del doble de probabilidades que las niñas de ser diagnosticados con trastornos hipercinéticos, de conducta y de desarrollo, hallazgos consistentes con evidencia epidemiológica nacional”.

Los autores también señalaron en su documento que los niños hijos de un padre con trastorno mental tenían el doble de probabilidades de ser diagnosticados con un trastorno mental también:

“Los niños con un padre con un trastorno mental tenían el doble de probabilidades de ser diagnosticados con un trastorno mental; las complicaciones perinatales y la desventaja socioeconómica se asociaron con aumentos pequeños pero significativos en la frecuencia de los trastornos del desarrollo”.

Los autores explican que estos hallazgos no deben ser motivo de alarma y que no necesariamente impliquen que los servicios de protección infantil están generando problemas de salud mental en los niños. En su lugar, parecen reflejar las consecuencias del maltrato que los lleva al contacto con los servicios de protección infantil.

De hecho, enfatizan en que dejar a un niño maltratado por su familia puede causar más daños a pesar de la alta probabilidad de sufrir trastornos encontrada al ser separados de ella. De ahí que sea necesario desarrollar estrategias para identificar a los niños con mayor riesgo de sufrirlos para abordar la situación de la manera más idónea.

Referencia:

Mental disorders in children known to child protection services during early childhood. https://www.mja.com.au/journal/2019/212/1/mental-disorders-children-known-child-protection-services-during-early-childhood

Más en TekCrispy