La libertad de expresión siempre ha sido un tema controversial. Una y otra vez, hemos visto discusiones eternas tratando de comprender cuáles son sus verdaderos límites y sus capacidades.

En el mundo, cada nación, casi cada individuo, tiene una concepción propia de libertad de expresión. Esto da como resultado que, lo que es una expresión para uno, pueda resultar una ofensa para otro o viceversa.

Uno de los países más criticados por su cercana revisión y limitación de actividades que la involucran es Singapur. Este muchas veces se ha escudado diciendo que sus acciones buscan evitar las confusiones y el conflicto para mantener en equilibrio. Y, esta oportunidad no ha sido la excepción.

Singapur aprueba una ley controversial

A mediados de este año, en medio de duras críticas por parte de organizaciones de derechos civiles y gigantes de la tecnología, Singapur aprobó una ley orientada a limitar la propagación de las fake news.

Con ella, el gobierno les otorgó a los ministros el poder de evaluar y sancionar los post que aparecieran en redes sociales. Si estos consideraban que dicha publicación tenía contenidos “falsos” podrían emitir una orden para que la red social lo removiera.

Asimismo, en caso de que quien emitiera el comentario o la noticia fuera una personalidad política, entonces debería colocarse a un lado del post un aviso que redirigiera a las personas a un link del gobierno de Singapur en el que se desmienta la información. Ello en caso de que no se considere demasiado grave el comentario, en caso de que sí, la ley les da la potestad de exigir la remoción del mismo de la página.

Las acciones de Singapur hasta ahora

Esta no ha estado en vigencia durante mucho tiempo, pero ya el gobierno de Singapur ha encontrado varias causas en las que emplearla. La primera vez que la misma ha sido aplicada fue este mismo lunes. Ello, para exigir una corrección en un post emitido por el activista político opositor, Brad Bowyer, en relación con declaraciones que hizo con respecto a dos fundaciones de inversión nacionales. En esta oportunidad, este accedió a las exigencias y realizó el cambio.

DHS se prepara para combatir ataques tras teorías conspirativas del 5G y el coronavirus

El jueves, intentaron hacer lo mismo por con Alex Tan –el director de States Times Review, una página web anti-gobierno. Sin embargo, este tiene su actual residencia en Australia y se ha negado a cumplir con las demandas de Singapur por tratarse de un “gobierno extranjero”.

Como respuesta, el gobierno de Singapur ha aplicado el plan B y se ha dirigido directamente a Facebook. Básicamente, le ha pedido que coloque el antes mencionado aviso, para que los usuarios lleguen a una página oficial del Estado en la que se puedan desmentir las declaraciones de Tan. Facebook lo ha hecho, y ahora Tan es el que ha declarado que la “página oficial” está “mintiendo sobre los hechos verificados”.

¿Qué harán las redes sociales?

Por ahora, parece que Facebook está dispuesto a acoplarse a las decisiones que tome el gobierno de Singapur. Ello, a pesar de que, cuando se trata de las elecciones estadounidenses, ha declarado tener como principal meta la no interferencia en la difusión de información de esa área.

Tal vez esta dualidad se deba a que Singapur es uno de los principales socios de la red social y se trata de la futura sede de uno de sus nuevos cuarteles centrales. Con todo esto en puertas, es muy probable que, al menos Facebook, siga aceptando las exigencias de este. Ahora, falta conocer de qué modo reaccionarán las demás plataformas que no estén asociadas con esta compañía.

Más en TekCrispy