En los tiempos actuales, el dinero en efectivo está comenzando a volverse obsoleto. Ahora, la facilidad que ofrece el manejo del dinero digital permite realizar transacciones con mucha más rapidez.

Asimismo, resulta también más fácil el poder llevar un registro de los movimientos de las cuentas y en qué áreas se han invertido el dinero. Desde siempre, los padres han intentado enseñar a sus hijos desde pequeños a manejar el dinero.

Sin embargo, con la obsolescencia del efectivo, en su adolescencia es difícil poder ofrecerles lecciones que vayan a aplicar con frecuencia en su vida adulta –o, al menos, era difícil. Ahora, ha surgido Pixpay, un banco retador francés que tiene como principal público a niños y adolescentes por encima de los 10 años.

Un nuevo banco retador

A diferencia de otros bancos retadores el mínimo de edad requerida por este le abre las puertas a un público que hasta ahora no estaba siendo tan atendido. Al cumplir los 10 años, cualquier niño puede solicitar abrir una cuenta en este banco.

Para poder manejarla, tanto él como sus padres deberán descargar en sus teléfonos la aplicación oficial del banco. Luego de una o dos semanas, el niño debería recibir su propia tarjeta de débito Mastercard con la cual realizar sus compras.

Por su parte, los padres pueden afiliar a su cuenta en Pixpay cualquier banco o tarjeta de su preferencia para transferir desde allí las mesadas de sus hijos. La app permite programar cosas como la mesada semanal o hacer pagos únicos, como un extra de dinero para una salida particular.

¿Cómo funcionará Pixpay?

Además de lo antes mencionado, Pixpay tendrá un sistema que actuará como un campo de entrenamiento para los más pequeños. En él, se podrán configurar diferentes funciones como, por ejemplo, un plan de ahorro semanal para realizar una compra grande después de unos meses.

Asimismo, también los padres podrían crear una bóveda de ahorros y establecer un porcentaje de interés. De este modo, sus hijos podrán elegir cuánto dinero ahorrar allí y cómo hacerlo. Gracias a ello, llegarán a la adultez con un conocimiento mucho más claro de cómo deberían manejar sus finanzas.

En caso de que en la familia haya más de un hijo, no habrá problemas, ya que se podrán manejar múltiples cuentas asociadas a través de la app de Pixpay. Eso sí, solo un padre podrá tener el control de estas cuentas.

Este banco pide una mensualidad de 2 euros por cada tarjeta asociada a las cuentas. A cambio, las transacciones dentro de los componentes de la unión europea son gratis –fuera de ella sí aplican recargos especiales.

¿Qué hay en el futuro de esta iniciativa?

Por los momentos, Pixpay se encuentra intentando ampliar su servicio para que varios padres sean capaces de administrar la cuenta de un solo niño. Asimismo, esperan poder comenzar a evolucionar para que estas cuentas comiencen a aceptar pagos de terceros.

De este modo, si el adolescente se ganó un dinero extra en las vacaciones cuidando niños o cortando el césped, podría recibir los pagos directamente a través de la app. Así, de inmediato lo tendría disponible para lo que necesite en su tarjeta de débito de Pixpay.

Por ahora, nada de esto se ha concretado, puesto que Pixpay se trata de una iniciativa muy joven. Sin embargo, si continúa llamando la atención, tal vez pronto podríamos escuchar mucho más de ella.