Varios estudios han constatado que la presencia de espacios verdes en las ciudades y pasar tiempo en estos es beneficioso para la salud mental de los habitantes humanos. Partiendo de ello, un equipo de investigadores decidió estudiar dicho tema a mayor profundidad, centrándose en la forma que deben tener estos espacios para aportar beneficios a la salud.

Sus hallazgos, publicados en la revista Lancet Planetary Health revelan que los parques de forma irregular reducen el riesgo de mortalidad de los residentes que viven cerca de ellos.

“Casi todos los estudios que investigan los efectos de los entornos naturales en la salud humana se centran en la cantidad de espacios verdes de una comunidad. Descubrimos que la forma del espacio verde tiene un papel importante en esta asociación”.

La forma del paisaje y la salud de los residentes

Los investigadores hicieron un análisis estadístico de los datos de cobertura del suelo de Filadelfia con el fin de evaluar si había vínculos entre las medidas espaciales del paisaje y el estado de salud de sus habitantes.

Encontraron que los residentes de las secciones con espacios verdes más conectados, y cuya forma implicaba mayor complejidad, tenían un menor riesgo de mortalidad, lo cual podría atribuirse a una mayor disponibilidad de vías de acceso:

“Mostramos que la complejidad de la forma del parque se asoció positivamente con un menor riesgo de mortalidad. Esta asociación podría atribuirse al mayor número de puntos de acceso proporcionados por espacios verdes de forma compleja”.

De ahi que manejaran la teoría de que vincular los parques existentes en las ciudades con vías verdes puede ser una acción útil para promover la salud, tal como indican los autores en su documento:

“Nuestros resultados sugieren que vincular los parques existentes con las vías verdes o agregar nuevos parques conectados podría ser estrategias fiscalmente accesibles para promover la salud”.

Huaquing Wang, estudiante de Ciencias Urbanas y Regionales y uno de los autores del documento, explica que los parques de forma irregular “están diseñados de esa manera o conformados por la parcela en la que están establecidos”.

Ahora bien, aunque ninguna forma en particular estuvo asociada con un menor riesgo de mortalidad, estos resultados nos hacen pensar que mientras más compleja sea, mejor. Esto debería se considerado por los diseñadores y planificadores de la ciudad que buscan crear entornos más saludables.

Referencia:

Effects of greenspace morphology on mortality at the neighbourhood level: a cross-sectional ecological study. https://www.thelancet.com/journals/lanplh/article/PIIS2542-5196(19)30217-7/fulltext