Los errores médicos se encuentran entre las causas más comunes de resultados adversos iatrogénicos en el campo de la salud.

Un error médico se define como el incumplimiento de las acciones planificadas (errores de ejecución), la utilización de planes erróneos para alcanzar un objetivo (errores que resultan de la planificación), un acto involuntario (ya sea por acción u omisión) o un acto que no logre el resultado previsto.

Garantizar la seguridad del paciente

La seguridad del paciente es un derecho básico y debe garantizarse durante las visitas al o el ingreso a un hospital. Además, es deber de los profesionales sanitarios y de las instituciones garantizar la seguridad del paciente, mejorar los resultados del tratamiento y reducir los eventos adversos.

Aunque la falta de seguridad puede resultar en muerte, discapacidades, malos resultados de salud, aumento de costos y problemas legales, en casi todos los entornos sanitarios se observan errores médicos.

Culpar o castigar a las personas por errores debidos a causas sistémicas no aborda las causas ni impide que se repita el error.

A finales de 1999 un informe publicado por el Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos informó que anualmente entre 44.000 y 98.000 personas perdían la vida a causa de errores médicos, mientras que alrededor de un millón sufría discapacidades u otros resultados adversos de salud en hospitales de todo el país.

El furor público provocado por la afirmación de que los errores médicos eran más mortales que el cáncer de mama, los accidentes automovilísticos o el SIDA provocó nuevas leyes, así como dictámenes para cumplir con el objetivo del Instituto de Medicina de reducir los errores médicos a la mitad en cinco años.

En cualquier empresa humana ocurren errores, y el campo de la salud no escapa a esto. Para prevenirlos, los hospitales han establecido programas de seguridad, con diferentes niveles de recursos y rigor.

A pesar de estas iniciativas, veinte años después de la publicación del informe la frecuencia de daños prevenibles sigue siendo alta, y el peligro en el consultorio del médico y otros entornos ambulatorios recién ahora está comenzando a abordarse.

A pesar de que los resultados obtenidos hasta ahora no son los ideales, ha habido avances importantes en la reducción de las tasas de errores médicos en los últimos años.

Estrategias de mejora

Los errores, independientemente de la nomenclatura, suelen producirse por la convergencia de múltiples factores. La intolerancia pública y legislativa a los errores médicos suele ilustrar una falta de comprensión de que algunos errores pueden, de hecho, no ser prevenibles con la tecnología actual o con los recursos de que dispone el profesional.

Los errores médicos se encuentran entre las causas comunes de resultados adversos iatrogénicos en el campo de la salud.

Los factores humanos son siempre un problema, y su identificación permite emprender estrategias de mejora. En particular, culpar o castigar a las personas por errores debidos a causas sistémicas no aborda las causas ni impide que se repita el error.

La tendencia es que los expertos en seguridad del paciente se centren en mejorar la seguridad de los sistemas de salud para reducir la probabilidad de errores y mitigar sus efectos, en lugar de centrarse en las acciones de un individuo.

Las instituciones gubernamentales, legales y médicas deben trabajar en colaboración para eliminar la cultura de la culpa y, al mismo tiempo, mantener la rendición de cuentas. Cuando se cumpla con este reto, los entes sanitarios no se verán limitados para medir los objetivos de mejora de procesos, incluyendo todos los errores, incluso con resultados adversos.

La buena noticia es que en la actualidad casi todos los hospitales están haciendo progresos en este sentido, a la par de que muchas instituciones se han comprometido con alcanzar la meta “cero daños”, proporcionando evidencia sólida de que la atención médica puede ser mucho más segura.

Referencias:

Two Decades Since To Err Is Human: An Assessment Of Progress And Emerging Priorities In Patient Safety. Health Affairs, 2018. https://doi.org/10.1377/hlthaff.2018.0738

Overview of medical errors and adverse events. Annals of Intensive Care, 2012. https://doi.org/10.1186/2110-5820-2-2

To Err is Human: Building a Safer Health System. National Academy of Sciences, 1999. https://bit.ly/33ly2DH