Viajar al espacio durante décadas fue un sueño que la humanidad persiguió con ahínco. Luego de que se consiguió, esta persistió en su intento de conocer y explorar más.

Tal vez no se ha manejado con el mismo fervor, pero la persistencia ha hecho que a lo largo de los años se realicen cada vez más avances en el área. Ahora, los viajes al espacio están cruzando un umbral que los separa de ser una rareza a tratarse de hechos cotidianos.

Sin embargo, antes de dar ese salto, es importante tener claro que la posibilidad de viajar en el espacio no solo aparece gracias a los avances en el campo de la tecnología, sino también en el de la biología y en el entendimiento de los efectos de los mismos en el cuerpo humano.

¿El cuerpo cambia al estar expuesto a microgravedad?

Un viaje espacial implica para el organismo humano un cambio substancial en cuanto a las circunstancias a las que siempre se encuentra expuesto. Por ello, es normal que el cuerpo tenga variadas reacciones adversas al verse expuesto a estas condiciones tan distintas.

Uno de los ejemplos más claros y más estudiados de los efectos que tiene la microgravedad en el organismo tiene que ver con la distribución de líquidos en el mismo. La exposición a esta condición hace que la mayoría de estos se concentren en la parte superior del organismo, y solo regresan a su posición habitual una vez el cuerpo regresa a la Tierra, es decir, a las condiciones ambientales usuales.

En este caso, el cambio de distribución no deja grandes consecuencias en el organismo. Sin embargo, desafortunadamente, no todos los cambios realizados en el espacio son tan inofensivos como este.

¿Qué papel juegan las células epiteliales en todo esto?

Cuando comemos, llevamos a nuestro organismo todos los nutrientes y la energía que necesita para seguir funcionando. No obstante, nuestra boca también sirve como el portal de acceso para una gran variedad de enfermedades, virus y bacterias.

Por ello, es necesario que contemos con un mecanismo de defensa que nos permita absorber los componentes buenos y rechazar los malos. Es aquí donde entran en juego las células epiteliales.

Estas se encuentran en el intestino y se encargan de hacer que todos los males y enfermedades que lleguen a él, queden encerrados y no sean capaces de transmitirse a otras partes del cuerpo.

Básicamente, estas células actúan como una barrera aislante que protege al organismo de virus y bacterias dañinos. Por lo general, si el humano está sano, esta pared no debería tener problemas.

Sin embargo, esto cambia cuando se ve expuesto a los efectos de la microgravedad. Según el experimento llevado a cabo en la Universidad de California, las células epiteliales se mostraron mucho menos propensas a formar uniones entre ellas al estar sometidas a microgravedad.

Ello da como consecuencia que el tejido que estas conforman no sea uniforme y que, por ende, no sea capaz de aislar adecuadamente a los organismos dañinos. Asimismo, notaron que las anomalías en la formación del tejido se mantuvieron hasta 14 días después de que la exposición a la microgravedad fuera suspendida.

Saber esto puede cambiar la forma en la que se planean los viajes espaciales

Las fallas en el sistema intestinal, a la larga, podrían terminar ocasionando enfermedades tan graves como la hepatitis, la diabetes tipo 1, la enfermedad celiaca y la enfermedad inflamatoria intestinal. Cualquiera de ellas podría ser tratable en la Tierra, pero durante un viaje espacial llegarían a ser mucho más difíciles de manejar.

Esta es la primera vez que se han podido probar los efectos en el intestino de los viajes espaciales, y esta información, podría ayudar a salvar vidas en el futuro. Gracias a los datos obtenidos, ya se tiene incluso más información sobre los efectos del espacio en el cuerpo, lo que posteriormente servirá de base para diseñar mecanismos con los que proteger al organismo de estos problemas o, al menos, mermar su injerencia.

Referencia:

A Simulated Microgravity Environment Causes a Sustained Defect in Epithelial Barrier Function: https://doi.org/10.1038/s41598-019-53862-3