Si alguna vez se preguntaron por qué Tom Hanks no se nos ha mostrado en ninguna producción como el chico malo de la partida, ahora les podemos confirmar que, en realidad, es por petición del actor. En varias entrevistas, sobre todo en una que sostuvo recientemente con The New York Times, el actor confirmó sus razones por las que siempre prefirió ser Woody y no Zurg.

Si bien hemos visto a Hanks interpretar a los personajes más increíbles y galardonados, como por ejemplo, un Forrest Gump. El actor tiene puntos válidos al momento de asegurar que el papel de malo no es que mejor le sienta, y, si somos objetivos, tiene razón. Existen actores que nacieron para ser el villano de la producción y otros que simplemente están destinados a quedarse con la chica o liderar un movimiento revolucionario.

Por Dios, seamos más claros, quién en su sano juicio se imaginaría a una estrella llamada “el niño bonito de América” haciendo del secuestrador de una mujer en una película de acción, o, quién pensaría que el mismo actor que interpretó a Walt Disney sería capaz de hacer de asesino serial en un proyecto dramático.

Sin embargo, no es que Hanks no le haya dado chance a la maldad, ya que, en ocasiones interpretó a un sicario leal para el jefe de la mafia irlandesa que lideró Paul Newman, y también llegó a hacer de un borracho desagradable, y de una ladrón asesino. Pero, si somos honestos, al decirles todo esto estamos seguros que a muy pocos les suenan estos roles como memorables.

“Reconocí en mí mismo hace mucho tiempo que no le infundo miedo a nadie. Ahora, eso es diferente de ser amable, ¿sabes? Creo que tengo un alijo de misterio. Pero no es de malevolencia. Es porque lo que nunca los consigo, porque los malos, en general, requieren un cierto grado de maldad que no creo que pueda fingir”.

Hanks admite que desde hace un tiempo reconoció cuál era su punto fuerte, y, no es precisamente fingir maldad. En cambio, el papel de bueno siempre le ha caído como anillo al dedo. Asimismo, en otra entrevista en 2013, el actor aseguró que parte del porqué no hace de malo se debe a que nunca ha estado interesado en hacerlo.

Sea como sea, hay que reconocer que existen actores que no están hechos para cierto tipos de roles. Es decir, así como Hanks no fue mandando a hacer para ser el villano, Sandra Bullock tampoco lo fue para hacer de la madre malvada que abandona a sus hijos por drogas, o, que mata a otra mujer solo porque es su marido le fue infiel. Admitámoslo, eso es algo que le quedaría mejor a Angelina Jolie, así como también a un Colin Farrel.