En conjunto, la quimioterapia y los tratamientos de radiación han sido herramientas útiles para ayudar a niños a superar al cáncer. No obstante, se sabe que el riesgo de estos sobrevivientes a sufrir segundos cánceres, las llamadas neoplasias malignas subsiguientes (SMN, por sus siglas en inglés), es más elevado.

El tratamiento con radiación, que ha sido asociado consistentemente con un mayor riesgo de SMN, ha disminuido en las últimas décadas entre los pacientes que tenían cáncer infantil debido a complicaciones de salud a largo plazo. De manera similar, los tipos y dosis de quimioterapias prescritas también han cambiado.

Efecto evaluado

A medida que los tratamientos contra el cáncer han evolucionado, se han documentado disminuciones en el riesgo de SMN entre los sobrevivientes de cáncer infantil. Sin embargo, pocos estudios se han enfocado en si las quimioterapias, en ausencia de radiación terapéutica, están asociadas con el riesgo de SMN.

La investigación muestra que los sobrevivientes tratados con quimioterapia sola tienen un mayor riesgo de desarrollar un segundo cáncer en comparación con la población general.

Para abordar esta cuestión, un equipo de investigadores de la Universidad de Minnesota, evaluó el efecto de recibir tratamiento con quimioterapia sola en el riesgo de SMN en una cohorte de sobrevivientes infantiles de cáncer.

Para ello, el equipo de investigación analizó los datos de tratamiento de 22.154 sobrevivientes de cáncer infantil que fueron diagnosticados con su cáncer inicial a una edad promedio de 7 años, y que tenían una edad promedio de 31,9 años en el último seguimiento.

Los investigadores encontraron, como se esperaba, que los niños tratados con radiación tenían un riesgo elevado de segundos cánceres. Pero también descubrieron que ciertos medicamentos quimioterapéuticos también aumentaron los riesgos.

Más comunes

Los segundos cánceres surgieron en casi el 11 por ciento de los pacientes que recibieron sólo radiación, y en el 3,9 por ciento que recibieron sólo quimioterapia. El riesgo de segundos cánceres en pacientes que sólo recibieron quimioterapia triplicó el riesgo de primeros cánceres en adultos sanos.

En conjunto, la quimioterapia y los tratamientos de radiación han sido herramientas útiles para ayudar a niños a superar al cáncer.

El análisis reveló que los segundos cánceres eran más comunes en pacientes que recibían quimioterapia a base de platino, y los cánceres de mama eran más comunes en pacientes que recibían los llamados fármacos quimioterapéuticos alquilantes.

El mayor riesgo de la quimioterapia sola se relacionó con múltiples cánceres posteriores, incluyendo leucemia, linfoma, cáncer de mama, sarcoma de tejidos blandos, cáncer de tiroides y melanoma.

Esto resultados muestran que los sobrevivientes tratados con quimioterapia sola tienen un mayor riesgo de desarrollar un SMN en comparación con la población general, aunque el riesgo y la incidencia acumulada fueron aproximadamente la mitad de lo que se observó en los sobrevivientes expuestos a radiación más quimioterapia.

Estos hallazgos, señalan los autores, respaldan la necesidad de vigilancia para la detección temprana de SMN entre individuos tratados con quimioterapia, particularmente dosis acumulativas más altas de agentes alquilantes y platino, sin radioterapia.

Referencia: Chemotherapy and Risk of Subsequent Malignant Neoplasms in the Childhood Cancer Survivor Study Cohort. Journal of Clinical Oncology, 2019. https://doi.org/10.1200/JCO.19.00129