En la escuela aprendemos que nuestro planeta consta de siete enormes masas de tierra conocidas como continentes, sin embargo, la cuestión no es tan sencilla. Los geocientíficos han aclarado que la forma de reconocer un continente no es por medio de su extensión, sino el tipo de roca que conforma dicha masas.

De hecho, en los últimos años se ha hablado del descubrimiento de continentes perdidos, la mayoría de los cuales corresponde a mesetas o montañas hechas de corteza continental oculta debajo del mar. Por ejemplo, Zealandia, encontrada bajo Nueva Zelanda, el cual ha sido conocido como el octavo continente del mundo.

Pero también se ha hablado de varios continentes perdidos más pequeños, a los que se les ha denominado microcontinentes, y que se encuentran sumergidos en el Océano Índico oriental y occidental.

¿Cómo reconocer continentes perdidos?

Debajo del mar existen muchas montañas y mesetas las cuales han sido mapeadas desde el espacio exterior. Sin embargo, no por el hecho de su extensión o de que estén sumergidas se pueden considerar continentes perdidos. De hecho, estos en su mayoría están hechos de materiales distintos a los de la roca continental, como efusiones masivas de magma.

Por ejemplo, Islandia es una masa de tierra aproximadamente del tamaño de la Isla Norte de Nueva Zelanda, pero a pesar de ello, no es considerada un continente en términos geológicos. Esta está compuesta de rocas volcánicas depositadas en los últimos 18 millones de años, siendo así relativamente joven.

Los investigadores señalan que la única forma de diferenciar volcanes submarinos masivos y continentes perdidos es la recolección de muestras de rocas del océano profundo y su análisis. Sin embargo, esto es un desafío pues gran parte del fondo marino está cubierto de sedimento suave.

Lo bueno es que en la actualidad existen métodos sofisticados para este tipo de estudios. En el artículo de The Conversation, un equipo de investigadores australianos explica que para buscar muestras, recurren a un sistema de mapeo que les permite ubicar laderas empinadas en el fondo marino, las cuales tienen menos probabilidad de estar libres de sedimentos y usan un cubo de recolección de rocas de metal.

Continentes perdidos conocidos hasta ahora

Como mencionamos párrafos atrás, Zealandia es el ejemplo de continente perdido más famoso. Tanto Nueva Zelanda como Nueva Caledonia son territorios bien estudiados por la geología, pero los hallazgos más recientes han dado lugar a pensar que forman parte de un continente mucho más grande, del cual 95 por ciento se encuentra bajo el agua.

Pero los investigadores cuentan que realizaron un viaje de 28 días en el barco de investigación RV Investigator para explorar un posible continente perdido en una parte remota del Mar del Coral. Se sabe que en esta área hay una gran meseta submarina frente a Queensland, llamada Louisiade Plateau, de interés científico para conocer más sobre el  geología de Australia.

Sospechan que podría ser un continente perdido que se separó de Queensland hace unos 60 millones de años, o bien podría ser el resultado de una erupción volcánica masiva que tuvo lugar en el mismo tiempo.

Hasta ahora nadie había recolectado rocas de allí, pero encontraron que la mayoría se formaron a través de erupciones volcánicas. Sin embargo, algunas muestran indicios de que debajo de ellas pueden encontrarse rocas continentales. Para confirmarlo, es necesario esperar los resultados de los análisis de laboratorio, estimados para dentro de dos años.

Referencia:

What are lost continents, and why are we discovering so many? https://theconversation.com/what-are-lost-continents-and-why-are-we-discovering-so-many-126355