No se pueden ignorar los hechos: se han registrado centenares de casos de enfermedad pulmonar asociada al vapeo, incluyendo decenas de muertes. Esta realidad ha llevado a las autoridades sanitarias a prohibir los productos de cigarrillos electrónicos.

Aunque la preocupación por la creciente prevalencia de estos casos es justificada, los responsables políticos pueden estar reaccionando exageradamente, fundamentando sus decisiones más en el miedo y la histeria, que en la evidencia disponible.

¿Es prohibir la solución?

Aunque los cigarrillos electrónicos en los Estados Unidos no están regulados ni aprobados por la FDA como dispositivos para dejar de fumar, pueden haber ayudado a miles de personas a renunciar a ese perjudicial hábito.

Este es un tema crucial de salud pública. Fumar –cigarrillos combustibles– es la causa número uno de muerte evitable en el país, y se cobra cerca de medio millón de vidas al año, una realidad que tampoco puede ser ignorada.

Los políticos que respaldan las medidas prohibitivas enfocadas en los cigarrillos electrónicos deben prepararse para un aumento de los niveles de tabaquismo.

El preocupante brote de enfermedad pulmonar asociada al vaping, cerca de 2.000 casos y 40 muertes, ha generado una importante cobertura de noticias, lo que probablemente ha contribuido a que varios estados implementen prohibiciones a la venta de productos de cigarrillos electrónicos. Sin embargo, los informes y el discurso público dejan datos importantes fuera de las conversaciones.

Es imperativo puntualizar que en la abrumadora mayoría de estos casos, lo que está asociado con la enfermedad no es vapear cigarrillos electrónicos, sino vapear cartuchos ilícitos de vapor de marihuana.

En aproximadamente el 80 por ciento de los casos, se ha reconocido que los pacientes con la enfermedad pulmonar estaban vapeando aceites de Tetrahidrocannabinol (THC) de cannabis. Se sabe que en estos productos, particularmente en los cartuchos ilícitos, se encontró un contaminante llamado aceite de acetato de vitamina E, que resulta extremadamente peligroso para los pulmones.

Cuando se tienen pruebas razonables para sospechar que algo está causando una enfermedad, se advierte a las personas. Con la evidencia disponible hasta ahora se puede concluir que definitivamente hay algo mal con estos cartuchos de THC que se están comprando en el mercado negro.

Disponibilidad a fuentes menos dañinas

Es previsible que una medida de prohibición generalizada que saque del mercado formal los productos de cigarrillos electrónicos hará que muchos usuarios de nicotina, lejos de simplemente resignarse, vuelvan a fumar cigarrillos tradicionales, que seguirán estando disponibles, mientras que otros recurrirán al mercado negro no regulado para continuar comprando cigarrillos electrónicos saborizados.

En la abrumadora mayoría los casos, lo que está asociado con la enfermedad no es vapear cigarrillos electrónicos, sino vapear cartuchos ilícitos de vapor de marihuana.

Los políticos que respaldan estas medidas prohibitivas enfocadas en los cigarrillos electrónicos, deben prepararse para un aumento de los niveles de tabaquismo y el uso de productos de vapeo obtenidos de fuentes cuestionables.

La evidencia científica hasta la fecha no sugiere asumir una postura de defensa al vapeo; sin embargo, sería justo tener conversaciones más razonadas sobre el vaping, y reconocer que aunque las muertes ocurridas son demasiadas, hay medio millón de muertes asociadas con el tabaquismo cada año.

Por lo tanto, abogar por que estos fumadores tengan un acceso fácil y asequible a fuentes menos dañinas de nicotina es imperativo para mejorar la salud pública.

Referencias:

E-cigarette use and associated changes in population smoking cessation: evidence from US current population surveys. The BMJ, 2017. https://doi.org/10.1136/bmj.j3262.

Public Health Consequences of E-Cigarettes. National Academies of Sciences, 2018. https://bit.ly/2XCAUuF

Pulmonary Illness Related to E-Cigarette Use in Illinois and Wisconsin — Preliminary Report. The New England Journal of Medicine, 2019. https://doi.org/10.1056/NEJMoa1911614

Electronic Cigarette Use and Cigarette Abstinence Over 2 Years Among U.S. Smokers in the Population Assessment of Tobacco and Health Study. Nicotine & Tobacco Research, 2019. https://doi.org/10.1093/ntr/ntz114