Lo han corroborado muchos estudios y lo volvemos a repetir: dormir es absolutamente necesario para una buena salud. Pero más allá de la restauración que ocurre durante el sueño, hay otra razón importante por la que deberíamos tenerlo: no arruinar lo que sea que hagamos.

Si, la privación del sueño nos afecta mucho más de lo que podríamos imaginar. Las funciones cognitivas se ven especialmente deterioradas y por esta razón las personas que no duermen bien deben ser mucho más precavidas en absolutamente todo lo que hacen, incluso la limpieza de la casa. Así lo ha confirmado una investigación reciente abordada por profesionales de la Universidad Estatal de Michigan y publicada recientemente en la revista Journal of Experimental Psychology: General.

Desempeño luego de una noche de desvelo

Los investigadores reclutaron un total de 138 personas con el fin de evaluar su sueño nocturno: 77 de ellos debieron permanecer despiertos durante toda la noche y 61 se fueron a su casa a dormir.

Luego de ello, se les solicitó hacer dos tareas cognitivas separadas en la noche: una de ellas medía al tiempo de reacción a un estímulo, mientras que la otra medía la capacidad de un participante para mantener su lugar en una serie de pasos consecutivos, sin omitir ni repetir ninguno de ellos incluso después de ser interrumpido.

Tuvieron una segunda oportunidad de repetir ambas tareas, pero durante la mañana. De esta forma, los investigadores evaluarían el efecto de la falta de sueño sobre su desempeño en estas.

Notaron que después de ser interrumpidos, la tendencia era una tasa de error del 15 por ciento en las tareas hechas durante la noche, la cual se incrementó a 30 por ciento a la mañana siguiente en los individuos que no durmieron en toda la noche.

Según Fenn, los resultados de su estudio indican que la falta de sueño duplica las probabilidades de comer errores de mantenimiento, y triplica la cantidad de fallas en la atención cuando se está llevando a cabo una tarea. De ahí que las personas que no duermen lo suficiente, o no duerme, necesitan tener más precaución en todo lo que hacen.

“Las personas privadas de sueño necesitan tener precaución en absolutamente todo lo que hacen, y simplemente no pueden confiar en que no cometerán errores costosos. A menudo, como al volante de un automóvil, estos errores pueden tener trágicas consecuencias”.

La privación del sueño causa déficits generalizados

“Los puntajes matutinos de los participantes descansados ​​fueron similares a los de la noche anterior”, comentó Michelle Stepan, coautora del estudio.

“Algunas personas con falta de sueño podrían ser capaces de mantenerlo unido en tareas rutinarias, como un médico que toma las constantes vitales de un paciente. Pero nuestros resultados sugieren que completar una actividad que requiere seguir múltiples pasos, como que un médico complete un procedimiento médico, es mucho más riesgoso en condiciones de privación del sueño”.

La investigación es uno de los estudios más grandes respecto al sueño, y también es el primero en evaluar el efecto de la privación del mismos en el mantenimiento de la ubicación o la capacidad de completar una serie de pasos sin perder el orden considerando las interrupciones.

Y tal como indica la autora Stepan, los hallazgos desacreditan la teoría de que la falta de sueño solo afecta la atención como función cognitiva. Sin lugar a dudas, hay tareas que pueden realizarse en modo piloto automático sin que una noche de desvelo las afecte, sin embargo, “la falta de sueño causa déficits generalizados en todas las facetas de la vida”.

Referencia:

Science underestimate dangerous efects of sleep deprivation. https://msutoday.msu.edu/news/2019/science-underestimated-dangerous-effects-of-sleep-deprivation/

Escribir un comentario