La adolescencia, entendida como la fase de la vida que se extiende entre la infancia y la edad adulta, es una etapa que abarca elementos cruciales de crecimiento biológico y grandes transiciones.

Los beneficios para la salud de un estilo de vida físicamente activo durante la adolescencia incluyen la mejora de la aptitud cardiorrespiratoria y muscular, la salud ósea y cardiometabólica y los efectos positivos sobre el peso. Además, cada vez hay más evidencia de que la actividad física en esta etapa de la vida tiene un impacto positivo en el desarrollo cognitivo y en la socialización, que se prolonga hasta la adultez.

Recomendación incumplida

Para lograr estos beneficios, la Organización Mundial de Salud (OMS) recomienda que los adolescentes realicen actividad física moderada o vigorosa durante una hora o más diariamente.

La actividad física regular tiene un impacto positivo en la salud general de los adolescentes, proveyendo beneficios que se prolongan hasta la edad adulta.

Sin embargo, un reciente estudio, que fue dirigido por la OMS y en el que participaron investigadores del Imperial College de Londres y la Universidad Occidental de Australia, encontró que –a nivel global– el 80 por ciento de los adolescentes que asisten a la escuela no cumplen con tal recomendación, incluido el 85 por ciento de las hembras y el 78 por ciento de los varones.

La conclusión del estudio se deriva del análisis de los datos recopilados en 298 encuestas realizadas en 146 países, en la que se incluyó información de 1,6 millones de estudiantes de 11 a 17 años de edad.

El estudio presenta por primera vez la prevalencia de la actividad física insuficiente entre los adolescentes, así como estimaciones de las tendencias mundiales, regionales y nacionales entre los años 2001 y 2016.

La evaluación incluyó todos los tipos de actividad física, como el tiempo dedicado al juego activo, la recreación y los deportes, las tareas domésticas activas, caminar y andar en bicicleta u otros tipos de transporte activo, la educación física y el ejercicio planificado.

Niveles de actividad física

Según el estudio, algunos de los niveles más bajos de actividad insuficiente en los niños se encontraron en Bangladesh (63 %), India (72 %) y los Estados Unidos (64 %), una tasa que puede estar impulsada por una buena educación física en las escuelas, una cobertura mediática generalizada de los deportes y una buena disponibilidad de clubes deportivos, como hockey sobre hielo, fútbol americano, baloncesto o béisbol.

La adolescencia es una etapa que abarca elementos cruciales de crecimiento biológico y grandes transiciones.

En el extremo opuesto, los 10 países que registraron las tasas más altas de actividad física insuficiente fueron: Corea del Sur (94,2 %), Filipinas (93,4 %), Camboya (91,6 %), Sudan (90,3 %), Timor Oriental (89,4 %), Zambia (89,3 %), Australia (89 %), Venezuela (88,8 %), Nueva Zelanda (88,7 %) e Italia (88,6 %).

El informe indicó que las hembras, con la excepción de Tonga, Samoa, Afganistán y Zambia, hacen menos ejercicio que los varones, posiblemente debido a la falta de acceso a los programas.

Los investigadores manifestaron que los niveles de actividad física insuficiente en los adolescentes son extremadamente altos, lo que compromete su salud actual y futura, y señalan que este problema global necesita un enfoque multicapa para ser resuelto.

Referencia: Global trends in insufficient physical activity among adolescents: a pooled analysis of 298 population-based surveys with 1·6 million participants. The Lancet, 2019. https://doi.org/10.1016/S2352-4642(19)30323-2