El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos mentales más comunes que afectan a los niños. Los síntomas incluyen falta de atención (no poder mantener la concentración), hiperactividad (movimiento excesivo que no se ajusta al entorno) e impulsividad.

Se estima que a nivel global el 8,4 por ciento de los niños –y el 2,5 por ciento de los adultos– tienen TDAH. En los últimos años, el número de niños diagnosticados con este trastorno neurológico muestra una tendencia al alza.

Bajos niveles de omega-3

Los científicos aún no han identificado las causas específicas que fundamentan el TDAH, aunque hay evidencia de que la genética y otros factores que pueden contribuir con el trastorno, incluyendo el nacimiento prematuro, la lesión cerebral y el tabaquismo de la madre, el consumo de alcohol o el estrés extremo durante el embarazo.

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos mentales más comunes que afectan a los niños.

Hasta ahora, el tratamiento se ha basado en una terapia farmacológica compuesta por medicamentos estimulantes, un enfoque que ha provisto resultados aceptables, pero que se sabe, puede generar efectos secundarios adversos como problemas del sueño, aislamiento social o disminución del apetito.

En el año 2017, un estudio realizado por científicos del King’s College de Londres y la Universidad Médica de China, encontró que los niños con deficiencia de omega-3 son más propensos a tener TDAH severo.

Sobre la base de este hallazgo, en un reciente estudio, el mismo equipo de investigación evidenció que los suplementos de aceite de pescado (con omega-3) podrían ayudar a mejorar la atención entre los niños con TDAH, particularmente aquellos con niveles inadecuados de omega-3 en la sangre.

Tan efectivo como los medicamentos

Para el estudio actual, el equipo analizó los resultados de 92 niños con TDAH en el grupo de edad de 6 a 18 años a quienes se les dio altas dosis de ácidos grasos omega-3 EPA (ácido eicosapentaenoico) o un placebo durante un período de aproximadamente 3 meses.

Hasta ahora, el tratamiento del TDAH se ha basado en una terapia farmacológica compuesta por medicamentos estimulantes.

Los investigadores pudieron evidenciar que los niños con los niveles más bajos de EPA en la sangre mostraron mejoras en la atención enfocada y la vigilancia después de tomar los suplementos de aceite de pescado.

Estos resultados sugieren que los suplementos de aceite de pescado son al menos tan efectivos para mejorar la atención como los tratamientos farmacológicos convencionales entre los niños con TDAH que tienen una deficiencia de omega-3.

A pesar de estos resultados positivos, el equipo observó que los niños con niveles preexistentes de EPA en sangre tenían efectos negativos sobre los síntomas de impulsividad al tomar estos suplementos.

Respecto a esta observación, los investigadores señalaron que los padres siempre deben consultar con expertos médicos antes de optar por dar suplementos de omega-3 a sus hijos, ya que su administración crónica podría tener efectos negativos para algunos niños.

Referencias:

Omega-3 Polyunsaturated Fatty Acids in Youths with Attention Deficit Hyperactivity Disorder: a Systematic Review and Meta-Analysis of Clinical Trials and Biological Studies. Neuropsychopharmacology, 2017. https://doi.org/10.1038/npp.2017.160

High-dose eicosapentaenoic acid (EPA) improves attention and vigilance in children and adolescents with attention deficit hyperactivity disorder (ADHD) and low endogenous EPA levels. Translational Psychiatry, 2019. https://doi.org/10.1038/s41398-019-0633-0