Los cigarrillos electrónicos fueron vendidos inicialmente como una alternativa más saludable para los fumadores de cigarrillo tradicional, e incluso como un paso para dejar de fumar. Y bajo esta idea, incluso aquellos que no habían tocado uno en su vida, se unieron a la tendencia pensando que sería menos dañino.

En artículos anteriores hemos citado estudios que revelan que los cigarrillos electrónicos son especialmente populares entre los jóvenes, sobre todo sus presentaciones de sabores, las cuales asocian con ser más sanas.

Sin embargo, una investigación reciente revela que la cantidad de adultos estadounidenses que consideran que estos dispositivos son más dañinos que los cigarrillos tradicionales aumentó entre 2017 y 2018.

Muerte por abuso de opioides puede prevenirse

Los hallazgos publicados en la revista JAMA Network Open dejan ver que incluso antes de los brotes recientes de enfermedad pulmonar asociados con vapear, existía algo de conciencia en la población sobre los riesgos en torno a este hábito.

Más dañinos que los cigarrillos tradicionales

Un equipo de investigadores del tabaco de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Estatal de Georgia consultó datos de The Tobacco Products and Risk Perceptions Survey, una encuesta nacional en línea que se lleva acabo anualmente desde 2014. Desde entonces hasta 2018, han participaron aproximadamente 6,000 adultos estadounidenses ubicados en el estado de Georgia.

El análisis ha encontrado que el porcentaje de adultos que perciben los cigarrillos electrónicos como menos dañinos que los tradicionales disminuyó del 29 por ciento registrado en 2017 al 26 por en 2018.

Los cigarrillos electrónicos son percibidos como dañinos por parte de los adultos desde antes del brote de enfermedad pulmonar reciente en EE.UU.

Pero lo más relevante del estudio es que encontró que la cantidad de adultos que percibe a los cigarrillos electrónicos eran igualmente dañinos, más dañinos o mucho más dañinos que todos los tipos de cigarrillos aumentaron sustancialmente desde entonces.

Para 2018, el 43 por ciento de los adultos estadounidenses ya consideraba los cigarrillos electrónicos tan dañinos como los cigarrillos tradicionales, y el 8 por ciento los consideraba más dañinos o mucho más dañinos que estos. Y es digno de mención que los fumadores actuales de cigarrillos mostraron esta tendencia de escepticismo respecto a estos dispositivos.

“Los fumadores que perciben demasiado riesgo de los cigarrillos electrónicos pueden decidir no usarlos para dejar de fumar y, en cambio, pueden continuar con su hábito de fumar combustible”, dijo Amy L. Nyman, autora principal del estudio y asociada de investigación en la Escuela de Salud Pública.

“El aumento en el daño percibido de los cigarrillos electrónicos puede reflejar la creciente preocupación por el aumento en el uso de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes y la posterior cobertura de los medios de la epidemia de vapeo en adolescentes”.

¿Por qué aumentó la percepción negativa?

Lo que más llama la atención de estos resultados es que el mayor daño percibido hacia los cigarrillos electrónicos en comparación con cigarrillos tradicionales aumentó incluso antes de los conocidos brotes de enfermedad pulmonar.

Nyman explica que la tendencia de esta idea negativa respecto al vapeo se incrementó aun más desde 2018 a causa de estos brotes. Por supuesto, quienes sigan el tema sabrán que la afección ya se ha cobrado vidas de adolescentes y adultos, las cuales ya alcanzan las 42 muertes en todo el país, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Referencia:

Perceived Comparative Harm of Cigarettes and Electronic Nicotine Delivery Systems. https://jamanetwork.com/journals/jamanetworkopen/fullarticle/2755664

Más en TekCrispy