Para un ave, tener un ala rota es prácticamente una sentencia de muerte. A pesar de los importantes avances de la ciencia veterinaria en el campo de la cirugía, se ha prestado poca atención a la ortopedia y a la reparación de fracturas en las aves.

A fin de abordar esta brecha, un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Shiraz, en Irán, desarrolló un nuevo tratamiento para las aves lesionadas utilizando un material sorprendente: huesos de ovejas y perros.

Otro enfoque

La cirugía de huesos de aves es complicada porque sus huesos son livianos y huecos. En las instalaciones de rehabilitación de vida silvestre suelen remediar las roturas óseas con alfileres de metal.

El tratamiento a base de huesos de ovejas y perros es más barato y eficiente que usar componentes metálicos.

Sin embargo, es una práctica que puede propiciar muchas desventajas, incluyendo osteomielitis, sensibilidades, formación de tumores y aflojamiento y desprendimiento del fijador. Además, puede dificultar el vuelo del ave y, con mucha frecuencia, se requiere de una segunda intervención para remover los alfileres metálicos.

En este contexto, el equipo de especialistas se propuso encontrar una alternativa más barata y menos invasiva. Para ello, en 40 palomas anestesiadas, utilizaron una pequeña herramienta de corte para hacer pequeñas rupturas en los huesos del ala superior de las aves.

Los investigadores permitieron que 10 de las aves se curaran naturalmente. Otras 10 fueron tratadas con alfileres metálicos, y en las 20 restantes, insertaron alfileres de hueso pequeños y afilados en las roturas, los cuales procedían de huesos de las ovejas, provenientes de un matadero, y huesos de perros que habían sido sacrificados debido a una enfermedad o lesión.

Resultados positivos

Después de 32 semanas, las 10 palomas que no habían recibido tratamiento aún no podían volar y las 10 que habían sido tratadas con alfileres de metal podían volar, pero cuando lo hacían, mostraban una inclinación hacia el lado con el alfiler metálico.

Para un ave, tener un ala rota es prácticamente una sentencia de muerte.

Las 20 palomas que recibieron los alfileres óseos volaron casi sin problemas, y debido a que sus cuerpos habían absorbido en gran medida las astillas óseas, las alas de los animales no estaban pesadas y no necesitaban más cirugía.

Los investigadores reconocen que no son pioneros en utilizar material óseo para tratar huesos de animales rotos. Anteriormente, otros equipos sintetizaron alfileres de hidroxiapatita, un componente importante en los huesos humanos y animales; sin embargo, este método es costoso.

Además de los positivos resultados observados en este estudio, el uso de material de huesos de animales reales ofrece una alternativa de tratamiento económicamente más accesible y más eficiente.

Referencia: Humeral fracture treatment in pigeons by bone pins made from ovine and canine bones. Heliyon, 2019. https://doi.org/10.1016/j.heliyon.2019.e02679