Alrededor del 90 por ciento de todas las especies de plantas son polinizadas por los animales. La mayoría de los insectos polinizadores son capaces de cubrir distancias relativamente grandes, lo que los hace ser vectores eficientes de gametofitos de plantas (polen). Sin embargo, volar grandes distancias requiere grandes cantidades de carbohidratos.

El néctar floral es la principal recompensa que ofrecen las plantas a los polinizadores y consiste en una solución acuosa compuesta principalmente de azúcares, aminoácidos, lípidos, alcaloides, ácidos orgánicos, proteínas y fenoles.

Propiedades variables

Además de la cantidad, los diferentes carbohidratos también pueden diferir en términos de su calidad nutricional, lo que implica que la concentración de azúcares en el néctar floral determinará su recompensa energética al polinizador y su atractivo para los visitantes florales.

Los investigadores observaron que algunas levaduras incluso tuvieron un efecto positivo en el crecimiento de las colonias de abejas.

Aunque generalmente se asume que los rasgos del néctar están sujetos a fuerzas selectivas ejercidas por los polinizadores, investigaciones recientes han demostrado que la mayoría de las propiedades del néctar son variables y pueden verse afectadas por la presencia de otros organismos, como las levaduras que habitan el néctar.

En este contexto, una investigación realizada por científicos de la Universidad Católica de Leuven, en Bélgica, encontró que la presencia de levaduras puede alterar la composición química, y por lo tanto el valor nutricional del néctar para polinizadores como las abejas. Además, el estudio encontró que las levaduras pueden incluso mejorar la salud de las abejas y la aptitud de las colonias.

Para averiguar si la presencia de levaduras afecta a las abejas, el equipo de investigación agregó cinco especies diferentes de levaduras al néctar. Luego examinaron cómo la levadura afectaba la composición química del néctar y cómo, a su vez, esto afectaba a las abejas.

Efecto positivo

En colonias de abejas de cola pulida (Bombus Terrestris), los investigadores examinaron el desarrollo de las colonias y varios otros indicadores de bienestar, como el tamaño y peso de las abejas, su tasa de mortalidad, la pérdida de peso durante la hibernación, su éxito de apareamiento y su resistencia a las infecciones.

Alrededor del 90 por ciento de todas las especies de plantas son polinizadas por insectos.

Además, se investigó el atractivo del néctar con levaduras utilizando un campo de flores artificiales. La mitad de las flores contenían un tipo diferente de solución azucarada con levaduras, mientras que la otra mitad contenía sólo el agua azucarada. Los investigadores calcularon con qué frecuencia las abejas visitaban cada tipo de flor y cuánto tiempo pasaban con las flores.

El equipo observó que aunque las levaduras alteran significativamente la composición del néctar, esto no tiene un impacto en el comportamiento de búsqueda de alimento de las abejas, ni en la cantidad de néctar que consumen.

Algunas levaduras incluso tuvieron un efecto positivo en el crecimiento de las colonias de abejas, ya que menos larvas de abejas murieron en las colonias que recibieron el suplemento de levadura. Estas colonias también produjeron una mayor cantidad de abejas obreras, lo que resulta en colonias más vigorosas.

Dado que las abejas están en declive a nivel mundial, es importante saber si las levaduras influyen en su bienestar como especie y cómo lo hacen. En general, estos resultados demuestran que las levaduras que habitan el néctar pueden tener diversos efectos sobre la aptitud de las abejas y, por lo tanto, pueden mediar en los mutualismos entre plantas y polinizadores.

Referencia: The impact of yeast presence in nectar on bumble bee behavior and fitness. Ecological Monographs, 2019. https://doi.org/10.1002/ecm.1393