Como carne en descuento. Así podríamos inferir que se sintió Emilia Clarke cada que la forzaban a realizar escenas desnuda para complacer a la fanaticada de ‘Game of Thrones’. Y no, ni siquiera por ser la Madre de los dragones, la Reina de los Siete Reinos, y todos sus otros títulos se salvó de la presión que declaró en el podcast ‘Armchair Expert’ de Dax Shepard.

La actriz aseguró que se sintió presionada a hacer las escenas de sexo gráfico y desnudez desde un principio, y que fue así como en otros proyectos le sugirieron lo mismo, pensando que ella se sentía cómoda con esa posición. Sin embargo, ya que la serie llegó a su fin y que no hay más nadie a quien “enamorar”, Clarke no tiene “miedo” de señalar a los culpables.

“Soy mucho más inteligente [ahora] con lo que me siento cómoda y con lo que estoy de acuerdo en hacer. En su momento tuve peleas en el estudio de grabación, en las que defendía ‘no, la sábana se mantiene arriba’ y me decían ‘no querrás decepcionar a tus fans de ‘Juego de Tronos’. Yo solo pensaba ¡que se jodan!”.

Clarke admite que por su ingenuidad continuaba aceptando, pero que al mismo tiempo dejaba saber su posición al respecto. Asimismo, admite que el miedo a perder el papel era la principal razón por la que aceptaba las órdenes de “dejar la sábana abajo”. “Si algo me hacía sentir mal, me iba al baño a llorar y después volvía para hacer la escena”, dijo.

“Acepté el trabajo y después ellos me mandaron los guiones. Al leerlos fue como: ‘Oh, aquí está la trampa’. Acababa de salir de la escuela de teatro y lo asumí como un trabajo. Si estaba en el guion, entonces era claramente necesario”.

Como notarán, no, no es casualidad que Clarke era mostrada más veces sin ropa que con ella puesta. Era todo una treta de mercadeo para no perder la atención de la comunidad que veía GOT por los motivos más absurdos. No obstante, la actriz admite que Jason Momoa fue su mayor apoyo en el set, ya que el actor la hacía sentir segura y afirma que él cuidó mucho de ella.

“Definitivamente fue difícil, pero las escenas con Jason fueron maravillosas, porque él decía ‘no cariño, esto no está bien’. Así que, él cuidó de mí, en un ambiente en el que nunca pensé que iba a necesitar que alguien lo hiciese”.

Aprovechando la plataforma, la actriz que está próxima a estrenar su producción navideña ‘Last Christmas’ se aseguró de pedir que dichas escenas sean igualitarias tanto para las mujeres como para los hombres en la industria.