Con frecuencia escuchamos que para mantener nuestro sistema inmunitario fuerte es necesario descansar lo suficiente y tener una alimentación balanceada que nos provee de todos los nutrientes que necesita nuestro cuerpo para funcionar de la manera correcta.

Sin embargo, habrá casos en los que podríamos modificar nuestra dieta estratégicamente de acuerdo a un objetivo particular, como perder peso, bajar los niveles de azúcar y triglicéridos o promover la formación de músculo junto con ejercicio.

Pero este tipo de modificaciones también aplican para tratar ciertas afecciones más leves que la diabetes. Por ejemplo, una investigación reciente ha encontrado que una dieta baja en carbohidratos pero rica en grasas, como el régimen de Keto o la dieta cetogénica, puede ayudar a combatir mejor el virus de la gripe. Los hallazgos se publican en la revista Science Immunology.

Hallazgos separados, una duda común

Los investigadores fueron dos aprendices: Ryan Molony, que trabajaba en el laboratorio de Akiko Iwasaki, profesor de Inmunobiología y Biología Molecular, Celular y del Desarrollo de Waldemar Von Zedtwitz e investigador del Instituto Médico Howard Hughes; y Emily Goldberg, que trabajaba en el laboratorio de Visha Deep Dixit, la profesora Waldemar Von Zedtwitz de Medicina Comparada y de Inmunobiología.

En el primero se descubrió que los inflamasomas, complejos multiproteicos que activan la respuesta inflamatoria del sistema inmunitario, pueden causar respuestas dañinas en el mismo. En el segundo, se había demostrado que la dieta cetogénica, conformada por carne, pescado, aves y vegetales sin almidón, bloqueaba la formación de inflamasomas.

Ante estos hallazgos, los aprendices prepararon una investigación orientada a determinar si la alimentación de un individuo podría influir la respuesta del sistema inmunitario hacia agentes patógenos como el virus de la gripe.

La dieta cetogénica protege contra la gripe

Experimentando con ratones, los investigadores encontraron que seguir una dieta cetogénica daba lugar a la liberación de células T gamma delta, células del sistema inmunitario que producen moco en el revestimiento celular del pulmón. En cambio, una dieta rica en carbohidratos no mostró dicho efecto.

También probaron modificando genéticamente los ratones, y eliminaron el gen que codifica las células T gamma delta. Pero en estos casos observaron que la dieta cetogénica no les proporcionó protección contra el virus de la gripe.

Cura Para La Gripe En Las Ranas
Una dieta rica en grasas y baja en carbohidratos estimula la producción de moco y permite combatir mejor la gripe.

Esto fue de la mano con lo el hecho de que los ratones infectados con el virus de la gripe que fueron alimentados en función de la dieta cetogénica mostraron una tasa de supervivencia más alta que los ratones con una dieta normal alta en carbohidratos.

“Este estudio muestra que la forma en que el cuerpo quema grasa para producir cuerpos cetónicos a partir de los alimentos que comemos puede alimentar el sistema inmunológico para combatir la infección de la gripe”.

De modo que la dieta cetogénica funciona activando las células T gamma delta no asociadas a la respuesta inflamatoria del sistema inmunitario a la gripe. Estas mejoran la producción de moco en las vías respiratorias, con lo cual es más fácil atrapar el virus.

Pero aunado a ello, la dieta cetogénica es recomendada para la pérdida de peso debido a su baja proporción de carbohidratos, ayudando incluso a reducir la resistencia a la insulina y el riesgo de diabetes.

Referencia:

Ketogenic diet activates protective γδ T cell responses against influenza virus infection. https://immunology.sciencemag.org/content/4/41/eaav2026