Las baterías son un elemento común de nuestra cotidianidad al que, por lo general, no le prestamos mucha atención. Sabemos que estas fungen como fuentes de energía para variados equipos y que, mientras no son usadas, son un espacio de almacenamiento de la misma.

A pesar de saber que tienen esta capacidad, solemos pensar en ellas en pequeña escala. Por suerte, existen algunos que ha visto un poco más allá en las capacidades de estas y que las han llevado a un nuevo nivel.

En este caso, nos estamos refiriendo a la innovadora compañía Tesla y a su proyecto de creación de megabaterías, Powerpack. Con estas, no solo es posible darle poder un equipo o dos, sino que la posibilidad de nutrir a toda una ciudad se vuelve más que solo un sueño.

¿Por qué Australia invierte en baterías?

Uno de los primeros países en mostrar interés por la posibilidad que ofrecen las megabaterías ha sido Australia. Ello, debido a que, por los momentos, se encuentra pasando por un problema energético que necesita una solución a largo plazo.

El gobierno de Australia ha visto esta posible solución en la forma de un compendio de baterías que surtan de energía constante y renovable a sus ciudades. Como un primer paso para lograr esto, se han hecho un acuerdo con Tesla, que les ha surtido con los equipos y con Neoen que se ha hecho cargo de los mismos una vez la instalación ha estado completa.

¿Dónde está la batería más grande del mundo?

Hornsdale Wind Farm de Neoen en el sur de Australia.

La construcción de las instalaciones ha tenido lugar en la región sur de Australia, a unas aproximadas 3 horas de distancia de Adelaide. Su desarrollo se completó en noviembre de 2017 en la Hornsdale Wind Farm de Neoen, cerca del poblado de Jamestown.

Microsoft cerrará permanentemente casi todas sus tiendas de retail

Desde entonces, este equipo ha estado funcionando por prácticamente dos años en el condado para surtir de energía a la zona. Gracias a su aparición, según los propios reportes de la Clean Energy Finance Corporation (CEFC), el uso de la energía se ha vuelto más eficiente y más estable. Asimismo, el costo de la misma ha disminuido. Tanto así que, según el informe, en sus primeros 365 días de trabajo, este equipo le ahorró al territorio casi 40 millones de dólares que de otro modo tendrían que haberse invertido en energía.

Una apuesta millonaria

Conociendo el éxito de este formato, este año la CEFC ha decidido dedicar 50 millones de dólares a un proyecto de ampliación que hará que la batería Powerpack de originalmente 100 megawatts, aumente su capacidad hasta 150 megawatts.

Para colaborar en este proceso, el propio gobierno australiano ha ofrecido una colaboración de 18 millones de dólares. Esta ha venido con la intención de que sea destinada a conseguir los equipos adecuados para mantener el nuevo flujo de energía estable y sin fluctuaciones, tal como se ha presentado hasta la fecha.

Por si fuera poco, la Agencia Australiana de Energía Renovable también ha mostrado su interés en el crecimiento de esta planta al ofrecer 8 millones de dólares como contribución. Todo esto debido a que, todos estos entes ven en las megabaterías el futuro de la energía en Australia.

Más en TekCrispy