La ayahuasca es una bebida tradicional originaria de los pueblos indígenas amazónicos que, en su contexto, funciona como una medicina, pero que tiene conocidos efectos alucinógenos derivados de la DMT (o dimetiltriptamina), un compuesto presente en varias de las plantas incluidas en su preparación.

A pesar de su origen remoto, la ayahuasca ha ganado fama en las zonas urbanas, y ahora es común escuchar de ceremonias especiales en los que los participantes toman el brebaje con el fin de indagar dentro de sí mismos durante su estado de conciencia alterado, ocasionado por dicho compuesto.

Interesados por conocer un poco más sobre los efectos de esta bebida que se está haciendo tan popular en países de Suramérica, un equipo de científicos del Centro de Investigación Psicodélica en el Imperial College de Londres llevó a cabo un estudio enfocado principalmente en la DMT.

La ayahuasca es una bebida originaria de pueblos indígenas amazónicos.

Los hallazgos, publicados en la revista Scientific Reports, sugieren que el consumo de dicha sustancia altera las ondas cerebrales del individuo llevándolo a un estado en el que estaría soñando despierto.

Personas con autismo muestran actividad cerebral atípica cuando coordinan información visual y motora

Ondas eléctricas cerebrales alteradas

La DMT es un compuesto químico natural presente en muy bajas concentraciones en el cerebro humano, pero al mismo tiempo se encuentra en grandes cantidades en varias especies de plantas esparcidas por todo el mundo.

Basándose en los numerosos testimonios de experiencias psicodélicas cortas pero intensas emitidos por las personas que la han consumido, los investigadores han decidido estudiar más a fondo los efectos de la planta. Esto con el objetivo de recopilar datos sobre la actividad cerebral humana bajo estados de conciencia profundamente alterados.

Para ello, reunieron a un total de 13 individuos a los que se les aplicó una infusión intravenosa de DMT en el Centro de Investigación Clínica Imperial del Instituto Nacional de Investigación en Salud (NIHR).

El primate recién descubierto en el Amazonas podría estar a punto de desparecer

También se les colocaron cascos con electrodos para medir la actividad eléctrica del cerebro (electroencefalograma) antes, durante y después de recibir la infusión intravenosa, la cual sería comparada con la de un placebo.

Los investigadores registraron que la experiencia psicodélica duró alrededor de 10 minutos. Pero además de ello, durante este período la DMT alteró significativamente la actividad eléctrica cerebral de los participantes. Encontraron una fuerte caída en las ondas alfa, oscilaciones eléctricas comunes en períodos de relajación en los que aún se está despierto.

Ojo, Frente, Brown, Sueño De Día, Pensamiento, Cara
La infusión de la ayahuasca puede llevar a los individuos a una experiencia psicodélica peculiar muy diferente a otros estados de conciencia alterada.

Además, observaron un aumento de corta duración en las ondas theta, las ondas cerebrales relacionadas con los sueños. Dicho esto, los científicos han concluido que la DMT hace que los que consumen la ayahuasca “sueñen despiertos”.

En el informe también señalan que, en general, la actividad cerebral de los individuos se hizo más caótica y menos predecible ante la infusión, algo muy opuesto a lo que se ve en los estados de conciencia reducida como el sueño profundo o cuando se está bajo los efectos de la anestesia general.

Los efectos psicodélicos de la DMT son peculiares

“Los cambios en la actividad cerebral que acompañan a la DMT son ligeramente diferentes de lo que vemos con otros psicodélicos, como la psilocibina o el LSD, donde vemos principalmente solo reducciones en las ondas cerebrales”, comentó el autor principal Christopher Timmermann, del Centro de Investigación Psicodélica.

“Aquí vimos un ritmo emergente que estuvo presente durante la parte más intensa de la experiencia, lo que sugiere un orden emergente en medio de los patrones caóticos de la actividad cerebral. De las ondas cerebrales alteradas y los informes de los participantes, está claro que estas personas están completamente inmersas en su experiencia: es como soñar despierto solo mucho más vívido e inmersivo, es como soñar pero con los ojos abiertos”.

Según el Dr. Robin Carhart-Harris, jefe del Centro de Investigación Psicodélica, la DMT es un compuesto psicodélico intrigante pues sus efectos de intensidad visual y la profundidad de la inmersión “parecen estar en una escala superior a lo que se informa con más psicodélicos ampliamente estudiados como la psilocibina o los ‘hongos mágicos'”.

De modo que esperan profundizar las investigaciones al respecto, pudiendo incluir mediciones más sofisticadas de la actividad cerebral, como fMRI, con las que puedan ver mejor qué regiones y redes del cerebro son afectadas por DMT.

Referencia:

Neural correlates of the DMT experience assessed with multivariate EEG. https://www.nature.com/articles/s41598-019-51974-4

Más en TekCrispy