La llegada de las conexiones 5G está cada vez más cerca de nosotros. Poco a poco, se va creando nuevas tecnologías que nos plantean formas tan novedosas como mejores de comunicarnos.

Sin embargo, el proceso de adopción puede ser lento. Sobre todo, si las personas inicialmente no le dan una utilidad a la misma. Afortunadamente, las redes 5G han sabido llegar vistiendo sus mejores galas.

Por ello, realmente son pocos los que se oponen a su implementación, y, más bien, miles siguen con interés los nuevos descubrimientos que se realizan en cuanto a sus posibilidades de uso.

La emoción por las ambulancias 5G

Una de las posibilidades que las redes 5G han traído hasta nuestra puerta ha sido la de la atención médica remota. Con ella, podría ser posible dar respuestas mucho más rápidas a las emergencias y determinar cuáles son los pasos a seguir en cada una.

Después de todo, mientras más temprano se actúe, mejores serán los resultados. Una de las ventajas que ofrecen las ambulancias 5G es poder llevar a los doctores a donde sea que los necesiten sin tener que hacerlos salir del hospital.

Todo ello gracias a las altas velocidades de conexión y transferencia de datos, así como la implementación de nuevas tecnologías como los cascos de realidad virtual. Sin embargo, este no es el único beneficio que podría presentarse en cuanto a la atención médica.

Otro detalle importante tendrá que ver con el proceso de diagnóstico temprano de los doctores. Gracias al mismo, muchos casos de emergencias no tan graves, podrán ser resueltos directamente en la ambulancia, sin tener que llegar al hospital.

De este modo, solo llegarán al mismo las personas que verdaderamente requieran atención médica más avanzada y sostenida. Con la posibilidad de determinar esto desde el primer momento en el que el paciente entra en la ambulancia, será posible optimizar los recursos, el esfuerzo de los doctores y el tiempo de los paramédicos, para obtener los mejores resultados.

Así se llevó a cabo la prueba

Para poder poner en práctica lo que suena tan perfecto en papel la University Hospitals Birmingham (UHB) realizó recientemente una prueba en vivo. Durante la misma, el doctor a más de dos millas de distancia, debía realizar una evaluación y diagnóstico de su paciente a través de las redes 5G, los cascos de realidad virtual y la asistencia de los paramédicos presentes en la ambulancia.

En esta oportunidad, el paciente no era un individuo de carne y hueso, sino un maniquí de pruebas. A este, el doctor fue capaz de detallarlo gracias a las múltiples cámaras ubicadas dentro de la ambulancia inteligente.

Algunas de estas tenían angulación de 180° por lo que el doctor era capaz de observar todo lo que necesitara dentro de la misma. Del mismo modo, existían otras cámaras especializadas que le permitían al doctor hacer zoom en cualquier parte del paciente.

Por si fuera poco, este también tenía la posibilidad de controlar un poco los movimientos del paramédico a través de comandos de vibración en sus manos. De este modo, el médico era capaz de realizar incluso un escaneo del cuerpo completo del paciente al dirigir la mano del paramédico.

Al final, tanto el doctor como el paramédico tuvieron una experiencia positiva que les permitió trabajar en conjunto y remotamente, sin que se presentaran inconvenientes. Sobra decir que, la vida del maniquí fue salvada.

Los problemas no están donde imaginamos

Al oír hablar de una tecnología como esta, es posible que pensemos que implementarla sería simplemente muy costoso. Pero, en realidad, según los propios doctores que participaron en la prueba, los materiales utilizados para esto, como los cascos de RV y las cámaras, pueden llegar a ser mucho más económicos que variados equipos médicos ya existentes. Por lo que, en realidad, la barrera que limita el uso de estos elementos no se trata de una física o monetaria.

Esta limitante podría desglosarse en dos grandes vertientes: la necesidad de fiabilidad en el sistema y la confianza del público en el mismo. La primera viene de parte del personal médico, ya que se requiere contar con un sistema 5G que ofrezca la seguridad absoluta de que no fallará. Ya que, el hacerlo, podría significar poner en riesgo la vida de las personas.

Si esto es alcanzado, entonces solo faltará ganar la confianza de los pacientes en general. La idea de ser grabado y diagnosticado por video actualmente no es muy agradable para muchos. Puede que en teoría estén de acuerdo, pero su reacción puede ser diferente si llegan a enfrentarse directamente a la situación.

Si el paciente no está de acuerdo, será muy difícil realizar el diagnóstico temprano y tendrá que llevarse a cabo el proceso común de atención médica. Por lo que, la aceptación de estos es vital para el avance del proyecto. En estos momentos, el lanzamiento de este al público no tiene fecha, pero desde ya buscan tratar los problemas que podrían presentarse y las posibles soluciones a los mismos.

Escribir un comentario