En las películas de ciencia ficción, hemos visto infinidad de ocasiones en las que se presenta una computadora súper inteligente. En la diégesis del mundo ficticio, estas suelen ser el pilar de una sociedad, la base de un sistema de protección, una fuente de energía vital, etcétera, etcétera.

A pesar de que todas estas alternativas nos han interesado, muchas veces las vemos tras un velo de fantasía que nos hace sentirlas muy lejanas. Tal vez ello hace 50 años era solo una idea de lo que podría pasar en el futuro, pero ahora las súpercomputadoras son una realidad.

Sin embargo, son contadas las personas que conocen de las mismas y de los avances que se han tenido en este ámbito. Para cambiar esto, variadas empresas, universidades y organizaciones del mundo han decidido trabajar en conjunto.

Esto es el Proyecto Everyscale

Más que un proyecto, los integrantes de esta organización –siendo los más grandes miembros Lenovo e Intel– prefieren verlo como un concejo. Dentro de este, las mentes más interesadas en el mundo de la Computación de Alto Desempeño (CAD) pueden trabajar en conjunto para aumentar el alcance de la computación exascale, así como el conocimiento de la misma.

Esta última, básicamente, se trata del término que se utiliza para clasificar un tipo de computación capaz de realizas un mínimo de 1018 cálculos por segundo (es decir, un exaFlops). Este estilo forma parte de las CAD y para poder desarrollarse requiere la presencia de las supercomputadoras.

La creación del Proyecto Everyscale tiene como meta comenzar a traer más y mejores avances a la sociedad en cuanto a este tema a partir del 2020. Asimismo, han comentado que también es de su interés democratizar este tipo de tecnologías.

En otras palabras, su meta no solo es avanzar en el campo para los pocos que ahora lo conocen. Realmente, lo que esperan es comenzar a desarrollar sistemas que puedan comenzar a ingresar en la cotidianidad y convertirse en la nueva normalidad.

Una mezcla de grandes mentes

Los desarrolladores de las empresas Lenovo e Intel no son los únicos que forman parte de este concejo. De hecho, también participan individuos de otros grandes centros de investigación y desarrollo de nuevas tecnologías.

Algunas de las entidades que se unen al equipo son: la Universidad de Harvard (Harvard FASRC), la Universidad Rutgers, el Instituto Flatiron de la Fundación Simons en Nueva York, el centro de supercomputación SciNet de la Universidad de Toronto, la Universidad Texas A&M, la Universidad de Chicago, la Universidad de Birmingham en Inglaterra y el centro de supercomputación de Leibniz de la Academia Bavaria de Ciencias y Humanidades de Alemania.

La carrera de las supercomputadoras

La súper computadora de Oak Ridge National Laboratory en Estados Unidos es la más avanzada en su tipo en el mundo.

La aparición del Proyecto Everyscale solo demuestra el gran interés del sector privado por comenzar a hacer grandes avances en esta área. Sin embargo, en realidad, no son los únicos interesados.

Desde hace años atrás el gobierno estadounidense ha estado haciendo inversiones en esta área en la búsqueda de ser los primeros en hacer grandes avances. Tanto ha sido su interés que, en la actualidad, posee 5 de las 10 mejores supercomputadoras del mundo. Siendo las otras propiedad de China, Suiza, Japón y Alemania.

A pesar de esta pequeña victoria, la carrera de las supercomputadoras sigue siendo ardua. Después de todo, China le sigue los pasos muy de cerca a Estados Unidos y para el 2018, contaba con 229 instalaciones de supercomputadoras contra las 108 estadounidenses.

Este detalle simplemente demuestra que ambos países buscan, a su manera, ganar superioridad en este campo del saber. Por el momento, el campo de juego parece estar balanceado, pero esto podría cambiar drásticamente en cualquier momento. Sobre todo, ahora que han surgido nuevas iniciativas como el proyecto Everyscale.