El virus del papiloma humano (VPH) es uno de los intereses médicos más relevantes en la actualidad, principalmente debido a que incrementa el riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino en las mujeres.

La vacuna contra el VPH 9 valente (9vHPV) fue aprobada en 2014 para mujeres y hombres con edades comprendidas entre 9 y 26 años. Siendo tan reciente, aún se encuentra en fase de observación, pero recientemente dos estudios publicados en la revista Pediatrics confirmaron la seguridad de su aplicación.

Informes adversos entre 2014 y 2017 

En uno de los estudios los investigadores consultaron los datos de Vaccine Adverse Event Reporting System (VAERS) en busca de informes de efectos adversos en pacientes estadounidenses después de la aplicación de la vacuna 9vHPV desde diciembre de 2014 hasta diciembre de 2017. Durante este período, se distribuyeron aproximadamente 28 millones de dosis.

La clave para mejorar la vacuna contra la gripe podría estar en la expresión de los genes

Los investigadores encontraron 7244 informes posteriores a la vacuna, de los cuales 31.2 por ciento correspondían a mujeres, 21.6 por ciento a hombres y 47.2 por ciento no informó el sexo. De todo estos, 97.4 por ciento no fueron informes serios, y los más frecuentes consistían en mareos, el síncope, el dolor de cabeza y las reacciones en el sitio de inyección, siendo estos muy similares entre hombres y mujeres.

También se encontraron dos informes de muerte después de la vacuna, pero ninguno de estos, fueran autopsia o certificados de defunción, sugirió una relación causal con la aplicación de la misma.

Un estudio similar entre 2015 y 2017

Un segundo estudio liderado por James G. Donahue, del Instituto de Investigación de la Clínica Marshfield en Wisconsin, consistió también en extraer datos sobre inmunizaciones y efectos adversos en seis sitios de enlace de datos de seguridad de vacunas entre octubre de 2015 y octubre de 2017.

Durante 105 semanas de vigilancia, se administraron un total de 838,991 dosis de 9vHPV de las cuales se identificaron solo cuatro efectos adversos estadísticamente inesperados: aprendicitis después de las dosis 3 en niños de 9 a 17 años; pancreatitis en hombres de 18 a 26 años; y reacciones alérgicas después de la dosis 2 en niñas de 9 a 17 años y mujeres de 18 a 26 años.

A pesa de ello, no se confirmaron señales de ningún evento adverso en una evaluación adicional realizada que incluyó la revisión de registros médicos, análisis de exploración temporal y análisis epidemiológicos adicionales.

De modo que, tal como indican los autores, “el aplazamiento de la vacuna contra el VPH por cuestiones de seguridad ya no se puede defender como una opción razonable”. Ambos estudios dejan nueva evidencia de la seguridad en torno al suministro de la vacuna contra el virus, y pueden estimular su difusión a más poblaciones.

Referencias:

Near Real-Time Surveillance to Assess the Safety of the 9-Valent Human Papillomavirus Vaccine. https://pediatrics.aappublications.org/content/early/2019/11/14/peds.2019-1808

Safety of the 9-Valent Human Papillomavirus Vaccine. https://pediatrics.aappublications.org/content/early/2019/11/14/peds.2019-1791

Más en TekCrispy