De acuerdo a los resultados de un reciente estudio, las personas que son especialmente longevas tienen un mayor número de un tipo de células inmunes inusualmente potentes que atacan “personalmente” virus, bacterias o tumores.

Los investigadores examinaron una muestra de los llamados supercentenarios, personas que han cumplido 110 años de edad o más, para comprender mejor el envejecimiento saludable. Muchas de estas personas alcanzan estas edades avanzadas con buena salud, lo que sugiere que su sistema inmunológico podría protegerlos mejor de las enfermedades.

¿Cómo saber si ya es momento de visitar al cardiólogo?

Respuesta inmune fortificada

Para profundizar en esta cuestión, un equipo de investigadores del Centro RIKEN de Ciencias Médicas Integrales, en Japón, observó las células inmunes circulantes de un grupo de supercentenarios y controles más jóvenes.

Los investigadores resaltan que el alto número de este tipo de célula registrado en las personas más longevas se trata de una observación sorprendente.

Con este propósito, los investigadores adquirieron un total de 41.208 células de siete supercentenarios y 19.994 células de cinco controles de entre 50 y 80 años, y realizaron un análisis transcriptómico unicelular de células mononucleares de sangre periférica.

El análisis reveló que los supercentenarios tendían a tener una proporción menor de células B en comparación con los controles. Las células B constituían aproximadamente el 2 por ciento de las células inmunes en muestras supercentenarias, mientras que constituían el 11 por ciento de las células inmunes de los controles.

Aunque la fracción de células T de las células inmunes fue en gran medida similar entre los ambas muestras, los supercentenarios contenía muchas más células T CD4 citotóxicas, que tienen la capacidad de atacar y eliminar otras células, que los controles.

Las células T CD4 citotóxicas constituían aproximadamente el 80 por ciento de la fracción de células T en algunos individuos supercentenarios, mientras que en los controles, comprendían alrededor del 10 al 20 por ciento de la fracción de células T.

Una observación sorprendente

Normalmente, las células T con marcador CD8 son citotóxicas, y las que tienen el marcador CD4 no lo son, por lo que los autores primero pensaron que quizás las células positivas para CD8 aumentaron, pero ese no fue el caso. Más bien, parece que las células CD4 positivas de los supercentenarios habían adquirido el estado citotóxico.

Las personas que son especialmente longevas tienen un mayor número de un tipo de células inmunes inusualmente potentes.

Curiosamente, cuando los investigadores observaron la sangre de donantes jóvenes, había relativamente pocas células citotóxicas positivas para CD4, lo que indica que esto no era un marcador de la juventud sino una característica especial de los supercentenarios.

De acuerdo a los autores, se trata de una observación sorprendente, ya que por lo regular, son un tipo de célula poco común.

¿Es el Tai chi una forma viable para tratar el dolor de espalda baja?

Para ver cómo se produjeron estas células especiales, el equipo examinó las células sanguíneas de dos supercentenarios en detalle y descubrió que habían surgido de un proceso de expansión clonal, lo que significa que muchas de las células eran la progenie de una sola célula ancestral.

Los autores especulan que el fortalecimiento significativo del sistema inmune a través de la conversión de células T CD4 en células citotóxicas resulta de la adaptación del sistema inmune relacionada con la edad, ya que las células anormales o infectadas deben eliminarse con mucha más frecuencia en este período de la vida. Sin embargo, este fenómeno está lejos de entenderse.

Referencia: Single-cell transcriptomics reveals expansion of cytotoxic CD4 T cells in supercentenarians. PNAS, 2019. https://doi.org/10.1073/pnas.1907883116

Más en TekCrispy