Está más que claro que la inteligencia artificial (IA) es el próximo paso a dar en el proceso evolutivo del hombre. La aparición de una herramienta como esta, nos llevará a una nueva Era donde la funcionalidad y la comodidad irán de la mano.

Son cada vez más las áreas de trabajo y los dispositivos que incluyen este nuevo sistema en su cotidianidad. Ya sea para mejorar la calidad de los resultados, o para acelerar su aparición, la IA ha probado ser una poderosa aliada.

La IA podría mejorar la forma en la que la medicina estudia los tejidos

Por este motivo, no son pocas las grandes compañías que han visto en ella una nueva oportunidad de crecer. Sin embargo, esta nueva investigación realizada por IFS ha demostrado que los negociantes podrían estar dejando de lado una parte de la fotografía.

El 90% de los grandes negocios apuestan por la IA

Para poder obtener los resultados que han dado a conocer a través de su página web, esta organización realizó una encuesta mundial. Durante la misma, participaron 600 compañías a las que se les pidió dar su opinión con respecto a la inteligencia artificial.

Ha sido de este cuestionamiento que fue posible notar que el 90% de las empresas encuestadas tenían la intención de comenzar a utilizar la inteligencia artificial dentro de su marco de negocios. Sin embargo, a la hora de definir exactamente cuál sería el área en la que la aplicarían, las respuestas dejaron de ser tan unánimes.

¿Qué tan beneficiosa será la IA?

En un principio, la gran mayoría de las empresas se decantó por utilizarlas como herramientas que mejoraran la productividad de sus trabajadores. Específicamente, poco más de un 60% comentó que este sería el uso que le daría a la IA dentro de su organización.

El buscador de Google se actualiza para responder a preguntas elaboradas

Luego, un porcentaje solo un poco más reducido de las empresas afirmó que podrían utilizarla para añadir valor agregado a los productos que ofrecen al público. De este modo, estos podrían llegar a ser mucho más útiles para este, y su atractivo en el mercado aumentaría. Tal vez el ejemplo más claro de ello son los teléfonos inteligentes, que utilizan la IA como una herramienta para mejorar la experiencia de uso de sus usuarios.

Finalmente, solo un 18% de la muestra comentó que estaría dispuesto a reemplazar su capital humano con IA en el futuro. A pesar de estas diferencias, todos concordaron en que el uso de la inteligencia artificial se traduciría en un aumento de la productividad general.

El punto ciego de todo esto

Sin embargo, existe una variable que pocos negocios fueron capaces de identificar. Esta se ubica en la futura disponibilidad general de ofertas en empleo.

A medida que todos los procesos se automatizan (un paso con el que más del 44% de la muestra concordó en tomar) son menos los puestos de trabajo que quedan disponibles en las organizaciones. No obstante, al preguntarles sobre las posibles consecuencias del uso de la IA de este modo, pocas organizaciones lograron anticipar este problema.

De hecho, solo el 24% de las 600 compañías fue capaz de ver esta reducción de la oferta laboral como una consecuencia del uso de la IA. Ello nos hace notar que, aunque los negocios tienen una clara visión a futuro con respecto a la IA, aún existen puntos sin tratar que deberían ser puestos bajo el foco antes de dar más pasos hacia procesos para los que no estamos totalmente preparados.

Referencia:

How are Companies Planning to Adopt Artificial Intelligence and Adjust to Resulting Disruptive Change: https://www.ifsworld.com/corp/sitecore/media-library/Assets/2019/11/13/Whitepaper-AI-and-Disruptive-Change

Más en TekCrispy