Vagando solo en las frías calles de Missouri, voluntarios de un centro de rescate de animales encontraron un cachorro nacido con una segunda cola que brota de la mitad de su rostro, justo entre los ojos.

La llamativa característica llevó al personal del refugio a nombrar al cachorro Narval, en honor a un tipo de ballena ártica que se distingue por tener un gran colmillo que se asemeja a un cuerno de unicornio.

En buen estado

Narval, el cachorro de dos colas es, en muchos sentidos, un perro normal. Los veterinarios dicen que le gusta mordisquear los dedos, dar besos y que quiere jugar con cualquiera que esté cerca.

La deformidad de Narval ha atraído una atención mediática sin precedentes y ha sido descrito como una “anomalía perfecta”.

El cachorro parece ser una mezcla de perro salchicha, con las patas cortas de un perro wiener, pero de color tostado, pelaje suave y la forma de cabeza que recuerda a un golden retriever.

Además de presentar comienzo de la congelación en una pata, y requerir atención para tratar un brote de gusanos, el cachorro de 10 semanas estaba sano y feliz, informó Rochelle Steffen, fundadora de Mac’s Mission, una organización sin fines de lucro que se enfoca en atender perros con necesidades especiales y encontrarles un hogar.

Una visita al veterinario confirmó que, a diferencia de la cola normal, la cola extra de Narval, no tiene huesos en su interior. Las radiografías mostraron que el apéndice no tiene vértebras, que generalmente se encuentran en las colas, es por eso que la protuberancia de la cabeza no está conectada ni puede moverse.

Atención mediática

Al respecto, el doctor Brian Heuring, veterinario de la Clínica de Pequeños Animales de Cape Girardeau, que trató a Narval, explicó:

“Ciertamente se parece a una cola, pero hicimos radiografías y encontramos solo piel. Es esencialmente un defecto de nacimiento”.

De acuerdo a estos resultados, no hay ninguna razón médica en este momento que amerite que la cola extra sea extraída.

A pesar de su llamativa característica, el cachorro de dos colas se comporta como un perro normal: le gusta mordisquear los dedos, dar besos y quiere jugar con cualquiera que se acerque.

El Dr. Heuring no está seguro de qué pudo haber causado la cola extra facial. Sin embargo, la respuesta podría estar en el bien documentado fenómeno de absorción fetal canina, en el que un cachorro se disuelve en el útero.

Los estudios demuestran que esto ocurre entre el 10 y el 15 por ciento de los fetos, y la madre o, a veces, un hermano toman parte de los restos fetales. Cualquiera sea la causa, la deformidad de Narval ha atraído una atención mediática sin precedentes, junto con docenas de ofertas para adoptar al singular cachorro.

Referencia: Narwhal the ‘furry unicorn’ puppy has extra tail on his face. United Press International, 2019. https://bit.ly/2ppFBv8