La rabia es una enfermedad zoonótica (que se transmite de animales a humanos), causada por un virus de ARN de la familia de los rabdovirus.

El virus se transmite en la saliva de animales rabiosos y generalmente ingresa al cuerpo a través de la infiltración de saliva infectada en una herida, por ejemplo, una mordedura. El virus no puede infiltrarse en la piel intacta.

Esta vacuna podría combatir enfermedades intestinales crónicas

Potencialmente mortal

Una vez que el virus llega al cerebro, se replica aún más, lo que resulta en la presentación de signos clínicos del paciente. Hay dos manifestaciones clínicas de la rabia: furiosa (clásica o encefalítica) y paralítica. La rabia furiosa es la forma más común de rabia humana, y representa aproximadamente el 80 por ciento de los casos.

La rabia es una enfermedad zoonótica  causada por un virus de ARN de la familia de los rabdovirus (en la imagen).

Sin tratamiento temprano, generalmente es mortal. El virus puede afectar al cuerpo de dos maneras: entra en el sistema nervioso periférico directamente y migra al cerebro, o se replica en el tejido muscular, donde está a salvo del sistema inmunológico del huésped.

Desde esa ubicación, entra en el sistema nervioso a través de las uniones neuromusculares, y una vez allí, produce una inflamación aguda del cerebro. Pronto le siguen el estado de coma y la muerte.

Anualmente, cerca de 60.000 personas mueren de rabia en todo el mundo y no existe un régimen de vacunación barato y fácil para prevenir la enfermedad en los seres humanos. Ahora, investigadores de la Universidad Thomas Jefferson en Pensilvania, informan que añadir una molécula inmune específica a una vacuna contra la rabia puede aumentar su eficacia.

Mejor respuesta

Estudios previos han sugerido que la vacuna existente contra la rabia, que es costosa y complicada de administrar, funciona activando las células B del sistema inmunológico. Sin embargo, puede tomar tiempo para que la vacuna, que contiene partículas de virus inactivadas, interactúe con estas células.

El virus se transmite en la saliva de animales rabiosos y generalmente ingresa al cuerpo a través de la infiltración de saliva infectada en una herida, por ejemplo, una mordedura.

En esta investigación, los científicos recurrieron a una proteína de señalización conocida como factor activador de células B (BAFF), que se une directamente a las células B, y diseñaron una vacuna contra la rabia que incluía un virus atenuado de la rabia y un BAFF en la misma partícula, con la esperanza de dirigir la vacuna directamente a las células B para su activación. Luego probaron la nueva vacuna en ratones.

Una madre antivacunas declara haber repartido dulces infectados con varicela en Halloween

Los ratones inmunizados con la nueva vacuna antirrábica mejorada mostraron una respuesta más rápida y fuerte del sistema inmunológico, en comparación con los animales que recibieron la vacuna típica.

Los niveles de anticuerpos neutralizantes del virus aumentaron más rápidamente y a niveles más altos. No obstante estos prometedores resultados, se necesitan estudios adicionales sobre la seguridad de la vacuna antes de probarla en humanos.

Referencia: Incorporating B cell activating factor (BAFF) into the membrane of rabies virus (RABV) particles improves the speed and magnitude of vaccine-induced antibody responses. PLOS Neglected Tropical Diseases, 2019. https://doi.org/10.1371/journal.pntd.0007800

Más en TekCrispy