El shock séptico, una afección potencialmente mortal que ocurre cuando la presión arterial cae a un nivel peligrosamente bajo debido a una infección, es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todo el mundo, incluso en la población pediátrica.

Al principio, la infección puede provocar una reacción llamada sepsis. Esto comienza con debilidad, escalofríos y un ritmo cardíaco y respiratorio acelerado. Si no se trata, las toxinas producidas por las bacterias pueden dañar los pequeños vasos sanguíneos y hacer que los tejidos circundantes pierdan líquido, lo que reduce la presión arterial y, en consecuencia, la capacidad del corazón de bombear sangre a los órganos vitales se ve comprometida.

Policía investiga posible muerte de una mujer por sobredosis de paracetamol

Estrategias de pronóstico

A pesar de años de investigación y desarrollo, el tratamiento del shock séptico ha permanecido esencialmente sin cambios durante décadas. Una barrera importante para el desarrollo de nuevas terapias para esta peligrosa afección es la falta de un mecanismo biológico unificador y objetivo aplicable a todos los pacientes con sepsis.

El shock séptico es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todo el mundo, incluso en la población pediátrica.

Por lo tanto, existe un interés considerable en el desarrollo de enfoques de medicina de precisión, por lo que se han hecho llamamientos en favor de impulsar estrategias de pronóstico para el desarrollo de pruebas y nuevas terapias.

En este sentido, investigadores del Centro Médico del Hospital de Niños de Cincinnati desarrollaron y examinaron la eficacia de una prueba sanguínea que evalúa cinco biomarcadores y predice el nivel de riesgo (bajo, medio o alto) de muerte por sepsis.

Con antelación, el equipo desarrolló una herramienta de predicción para el shock séptico pediátrico, llamado Modelo de Riesgo de Biomarcadores de Sepsis Pediátrica (PERSEVERE, por sus siglas en inglés), utilizando un enfoque de varios pasos.

El paso inicial consistió en estudios transcriptómicos para identificar patrones de expresión génica asociados con la mortalidad por shock séptico pediátrico. De unos 80 genes candidatos identificados, la lista se redujo a 12 genes.

Herramienta de diagnóstico

En esta nueva versión de la herramienta, los 12 biomarcadores se redujeron a 5, y utilizando la metodología del árbol de clasificación y regresión, se desarrolló un modelo que estima el riesgo de mortalidad entre los niños con shock séptico.

El shock séptico, una afección potencialmente mortal que ocurre cuando la presión arterial cae a un nivel peligrosamente bajo debido a una infección.

Los cinco biomarcadores PERSEVERE, cada uno de los cuales refleja la biología de la sepsis, incluyen el ligando de quimiocinas C-C 3 (CCL3), la interleucina 8 (IL8), la proteína de choque térmico 70 kDa 1B (HSPA1B), la granzima B (GZMB) y la matriz metaloptidasa 8 (MMP8).

El modelo permite a los médicos detectar y estratificar la sepsis en sus primeros momentos, justo cuando es más conveniente. En complemento, la plataforma desarrollada no solo estratifica a los pacientes en grupos de riesgo, sino que permite elegir las intervenciones correctas para pacientes específicos, incluidos los medicamentos y las dosis.

James Barry, el cirujano más famoso del siglo XVII que resultó ser una mujer

Otro beneficio de la plataforma es que brinda pistas importantes para estudiar los mecanismos biológicos subyacentes de cómo se inicia la sepsis, cómo se descontrola y cómo se puede detener con nuevos enfoques terapéuticos.

En pruebas realizadas, PERSEVERE demostró una excelente capacidad discriminatoria en una cohorte de niños con shock séptico prospectivamente reclutados y eterogéneos, confirmando su fiabilidad y utilidad clínica como herramienta de pronóstico.

Referencia: Prospective clinical testing and experimental validation of the Pediatric Sepsis Biomarker Risk Model. Science Translational Medicine, 2019. https://doi.org/10.1126/scitranslmed.aax9000

Más en TekCrispy