El origen de los órganos empleados para los estudios sobre trasplantes realizados en China ha sido tema de debate durante mucho tiempo, pues hay una idea extendida de que provienen de individuos presos que nunca dieron su consentimiento para ello.

En junio de este año, el Tribunal de China, con sede en Londres, publicó una polémica investigación que presenta pruebas claras de que el país llevó a cabo la sustracción de órganos forzada durante mucho tiempo, y que dicha práctica continuaba aun en la actualidad.

En aquel momento, el tribunal declaró que los miembros encarcelados del movimiento espiritual Falun Dafa eran “probablemente la principal fuente” de suministro de órganos de China, los cuales se sabe que han sido perseguidos durante mucho tiempo por el gobierno.

Sin embargo, China ha negado en varias oportunidades dichas acusaciones. Las autoridades han explicado que los órganos de sus investigaciones venían de prisioneros ejecutados pero que dicha práctica finalizó en 2015.

Lo curioso es que desde que se iniciaron proyectos piloto para la donación voluntaria de órganos en la década de 2010, se ha reportado un éxito impresionante. La ciudad de Beijing, por ejemplo, ha reportado un aumento en el número de donantes voluntarios fallecidos de apenas 34 en 2010 a 6,316 en 2018.

Pero una nueva investigación publicada en la revista BMC Medical Ethics sugiere que los datos oficiales de trasplantes nacionales y provinciales de China han sido falsificados. Los autores sugieren que esto ha sido hecho por el hombre basándose en un “modelo matemático”.

Resultado de una fórmula matemática

Uno de los autores del artículo, Matthew Robertson, de la Universidad Nacional de Australia, informó a la AFP que estudiaron los datos oficiales de donación voluntaria del período 2010-2016 encontró “numerosas señales de que los datos estaban inventados”.

Una de ellas fue una fórmula “familiar para muchos estudiantes de secundaria” que parecía encajar perfectamente con los cálculos anuales de los donantes, y por si fuera poco, también predecía casi exactamente cuál sería el recuento de donantes para 2017 de manera anticipada.

Según Robertson, era posible pero pero “extraordinariamente inverosímil” que la fórmula cuadrática fuera tan precisa por “coincidencia”, por lo que asoma la posibilidad de que los datos fueran resultado de una fórmula.

La investigación también reveló anomalías en las estadísticas proporcionadas por la Cruz Roja controlada por el estado de China, representando imposibilidades médicas en los períodos y el número de órganos trasplantados por donante.

Líder en trasplantes de órganos a nivel mundial

Se cree que la falsificación de los datos de donación voluntaria de órganos en China es un intento de ocultar la práctica de donación forzada aplicada a presos.

Por su parte, Wendy Rogers, profesora de ética clínica en la Universidad Macquarie de Sydney, considera que los datos podrían haber sido falsificados por el interés del país de sobresalir en materia de ciencia de trasplantes, e incluso de liderar el sector. Y aunque los avances han sido abundantes, aún hay demasiados vacíos éticos que explicar, como el hecho de que dicha experiencia fuera el resultado de asesinar presos.

Ante ello, Rogers sugiere que debe haber más cuidado en torno a cualquier asociación con China referente a los trasplantes de órganos. Cuando el tribunal emitió su informe meses atrás, se sospechó que había complicidad incluso con revistas científicas prestigiosas.

“Muestra que era prematuro creer todo lo que China dijo sin ningún escrutinio. Ciertamente creo que debería haber una moratoria sobre cualquier compromiso con China sobre cualquier cosa que tenga que ver con el trasplante. Eso incluiría la participación en reuniones científicas, publicaciones de artículos y demás”.

Incluso los más escépticos podrían abrir un poco su mente ante esta idea espeluznante, pues el artículo de Robertson ha sido revisado también por David Spiegelhalter, un reconocido de la Universidad de Cambridge, cuyos resultados “coincidían exactamente con los de los autores”.

Referencia:

Analysis of official deceased organ donation data casts doubt on the credibility of China’s organ transplant reform. https://bmcmedethics.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12910-019-0406-6

China accused of ‘falsifying’ organ donation data.  https://www.afp.com/en/news/826/china-accused-falsifying-organ-donation-data-doc-1m93mb1