Los resultados de una reciente investigación realizada por científicos de la Universidad Estatal de Pensilvania sugieren que las personas más altas tienen un mayor riesgo de desarrollar fibrilación auricular (AFib), un latido cardíaco irregular que puede conducir a un derrame cerebral, insuficiencia cardíaca y otras complicaciones.

La investigación, que reveló un fuerte vínculo entre las variantes genéticas asociadas con la altura y el riesgo de desarrollar fibrilación auricular, es una de las primeras en demostrar que la altura puede ser un factor de riesgo causal para esta afección cardíaca.

Vacuna contra la gripe también protege a los individuos de enfermedades cardiovasculares

Factores de riesgo

Durante el estudio, los investigadores observaron que el riesgo de fibrilación auricular aumentaba a medida que aumentaba la altura, y cada aumento de 2,5 centímetros (1 pulgada) en la altura se traducía en un aumento de aproximadamente un 3 por ciento en el riesgo de fibrilación auricular, independientemente de otros factores clínicos, en comparación con las personas de altura promedio.

Los análisis revelaron que las variantes genéticas asociadas con la altura también estaban fuertemente asociadas con la fibrilación auricular.

La fibrilación auricular, que afecta a más de 33 millones de personas en todo el mundo, es un ritmo cardíaco anormal común. Existen varios factores de riesgo clínico para desarrollar esta afección, que incluyen presión arterial alta, enfermedades cardíacas, diabetes y obesidad.

Los estudios de observación, que examinan datos a nivel de la población, han encontrado que las personas más altas parecen tener un mayor riesgo de desarrollar fibrilación auricular. Sin embargo, existen preguntas sobre si la altura puede causar la afección, o si es solo un factor común e insignificante.

Para examinar más a fondo la asociación entre la altura y la Afib, el equipo de investigación aprovechó los datos del consorcio de Investigación Genética de Ensayos Antropométricos, que estudió a más de 700.000 personas para identificar variantes genéticas asociadas con la altura.

Rasgos relacionados

Los investigadores también examinaron datos del consorcio Genética de Fibrilación Auricular, que estudió a más de 500.000 individuos para identificar variantes genéticas asociadas con AFib. Para estimar con precisión la relación entre dos rasgos, el equipo empleó un método estadístico que utiliza la genética.

La fibrilación auricular se distingue por un latido cardíaco irregular que puede conducir a derrame cerebral, insuficiencia cardíaca y otras complicaciones.

Este análisis reveló que las variantes genéticas asociadas con la altura también estaban fuertemente asociadas con Afib, lo que sugiere que el aumento de la altura puede ser una causa de fibrilación auricular. Esta relación se mantuvo firme incluso después de ajustar los factores de riesgo tradicionales para la afección, como las enfermedades cardíacas.

Análisis genómico en población africana revela variantes genéticas hasta ahora desconocidas

En este punto, los investigadores utilizaron un método estadístico similar para realizar un análisis a nivel individual de casi 7.000 personas inscritas en el Biobanco de la Escuela de Medicina Penn y encontraron que la altura y las variantes genéticas asociadas con la altura están fuertemente asociadas con un mayor riesgo de fibrilación auricular, independiente de los factores de riesgo clínicos y ecocardiográficos tradicionales.

Los autores del estudio señalan que estos análisis muestran cómo podemos usar la genética humana para ayudarnos a comprender mejor los factores de riesgo causales de enfermedades comunes.

Referencia: Height as a Causal Risk Factor for Atrial Fibrillation: A Mendelian Randomization Study. Circulation, 2019. https://www.ahajournals.org/doi/10.1161/circ.140.suppl_1.13093

Más en TekCrispy