El estilo de vida que llevamos tiene una fuerte influencia sobre nuestra salud, y una nueva investigación publicada en la revista International Journal of Obesity deja una nueva evidencia de ello.

Un equipo internacional conformado por investigadores de distintas universidades de Dinamarca, Australia y Suecia se encargó de estudiar los vínculos entre el trabajo y el tiempo de ocio con la obesidad de un grupo de trabajadores manuales, y los resultados fueron realmente sorprendentes.

Tal parece que a pesar de que estar activo es considerado un hábito saludable, mantener este ritmo solamente en el trabajo pero ser sedentario en casa puede tener efectos nocivos. En estos casos se observó que los trabajadores tenían mayor riesgo de obesidad.

Applyya, una editor online para crear curriculum profesionales

Los “leones” puede ser más obesos

El equipo hizo seguimiento de la forma en que usaban su tiempo 807 trabajadores manuales clasificándolos en cuatro perfiles que incluían su comportamiento tanto en el trabajo como fuera de este: ‘hormigas’, ‘koalas’, ‘leones’ y ‘chimpancés’.

– Las hormigas eran personas que estaban activas durante todo el día, tanto en su horario de trabajo como en su tiempo de ocio.

– Los leones eran aquellas personas muy activas en el trabajo, pero en su tiempo libre permanecen sentados en casa, o acostados en su cama.

– Los chimpancés eran aquellos que tienen una distribución relativamente uniforme de sus comportamientos laborales y de ocio.

– Los koalas, como muchos podrían haber imaginado, eran aquellas personas más sedentarias y menos activas físicamente en el trabajo, y su tiempo de ocio lo pasaban mayoritariamente en la cama.

La obesidad aumenta el riesgo de cardiotoxicidad en pacientes con cáncer de mama

Los investigadores registraron los movimientos de los trabajadores durante cuatro períodos de 24 horas que incluyeron al menos dos días hábiles, por medio de un acelerómetro triaxial conectado a sus muslos.

Los participantes también debieron registrar todas las actividades de su día en un diario en papel, completando además campos específicos que incluían  circunferencia de la cintura, peso y porcentaje de grasa corporal (IMC).

Encontraron que aquellos con trabajos fisicamente exigentes pero que estaban inactivos fuera del horario laboral tenían mayor riesgo de obesidad que aquellos que llevaban un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal.

Estar en movimiento tanto en el trabajo como en el tiempo libre

Aun cuando se tengan trabajos exigentes a un nivel físico, es necesario plantear un equilibrio entre la actividad física y el tiempo de descanso.

Tal como indica el Dr. Dot Dumuid, investigador de la Universidad del Sur de Australia, los ‘leones’ fueron los más propensos a obesidad, lo cual va contra la idea preconcebida de que este mayor riesgo de observara entre las personas ‘koalas’:

“Nuestra investigación muestra que los ‘leones’, personas que dedicaron gran parte de su tiempo de trabajo a mantenerse activos, pero la mayor parte de su tiempo libre eran sedentarios o en la cama, tendían a tener los factores de riesgo más altos de obesidad. Esto es contrario a lo que cabría esperar, que las personas que son sedentarias tanto en el trabajo como en el juego, a las que llamamos ‘koalas’, estarían en mayor riesgo de obesidad, cuando este no sea el caso”.

Sin lugar a dudas, estos resultados son polémicos pues indican que la dinámica sana no es necesariamente mantenernos activos una buena parte del día, ni mucho menos compensarnos estando en reposo durante nuestro tiempo libre.

“Si su cuerpo no tiene suficiente tiempo para recuperarse, puede causar un estado de inflamación crónica elevada que puede inducir efectos adversos, como almacenar el exceso de energía como grasa. Del mismo modo, alguien que es muy activo en el trabajo, pero que se cuelga frente al televisor todas las noches tampoco está obteniendo el equilibrio adecuado: el cuerpo necesita un equilibrio de actividad y recuperación durante todo el día”.

De modo que aquellos con trabajos físicamente exigentes no necesariamente estén libres de ser obesos si su tiempo libre es totalmente sedentario. Dumuid sugiere que el secreto está en un equilibrio de esfuerzo energético, estipulando actividad física y descanso, ambos necesarios para gozar de una buena salud.

Referencia:

Movement behavior profiles and obesity: a latent profile analysis of 24-h time-use composition among Danish workers. https://www.nature.com/articles/s41366-019-0419-8

Más en TekCrispy