El envejecimiento es un proceso que viene acompañado por varios cambios fisiológicos y una serie de comorbilidades que afectan la salud y la calidad de vida. La disminución de la masa muscular esquelética (músculo magro) se encuentra entre estos cambios fisiológicos.

La disminución de la masa muscular, conocida como sarcopenia, comienza en la mediana edad (o incluso antes, en los años 30) y progresa en la edad más avanzada, a una tasa de alrededor del 3 por ciento por década.

Examinando factores de riesgo

La masa muscular es conocida por su papel principal como vía metabólica de la glucosa en el cuerpo, un factor de riesgo en la salud cardíaca. Teniendo esta asociación, es razonable pensar que la función metabólica de los músculos tiene un impacto en el riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular.

Los resultados de la investigación sugieren que mantenerse musculoso reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas en hombres mayores.

Para explorar más a fondo el efecto de la preservación de la masa muscular en la incidencia de enfermedades cardíacas, un equipo internacional de investigadores evaluó si el tejido muscular ofrecía protección contra las enfermedades cardíacas en personas sanas.

Para ello, realizaron un estudio que incluyó datos de 1.019 individuos mayores de 45 años (534 hombres, 485 mujeres) sin enfermedad cardiaca prexistente, quienes proporcionaron información sobre su estilo de vida, incluida su dieta y nivel de actividad física, y que fueron seguidos por un periodo de 10 años.

Como parte del estudio, los investigadores registraron los factores de riesgo de enfermedad cardiaca, para lo cual midieron los niveles de grasas en la sangre, los indicadores de inflamación, así como la presión arterial y el peso, y calcularon la masa muscular esquelética de cada participante.

En los 10 años de seguimiento, entre la población estudiada se registraron 272 casos de enfermedades cardiovasculares, incluidos accidentes cerebrovasculares. Los hombres tuvieron una mayor probabilidad (más de 4 veces) de sufrir enfermedades cardíacas que las mujeres.

Más músculos, menor riesgo

No obstante, el menor número de casos de enfermedades cardiovasculares ocurrió entre las personas con el mayor volumen muscular al inicio del estudio, que tendían a ser más jóvenes, hombres y, paradójicamente, fumadores. Sin embargo, eran más activos físicamente, tenían mayores niveles de ingresos y educación, y generalmente comían una dieta de estilo mediterráneo.

Los investigadores examinaron la incidencia de la preservación de la masa muscular en el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas.

Pero cuando se llevó a cabo un análisis más detallado teniendo en cuenta en cuenta estos factores de estilo de vida, solo la masa muscular se relacionó con un menor riesgo de enfermedad cardíaca entre los hombres.

La diferencia de género observada, explican los investigadores, podría deberse a que los hombres tienen un mayor volumen muscular y diferencias hormonales entre hombres y mujeres durante el envejecimiento.

En resumen, los resultados de esta investigación sugieren que mantenerse musculoso podría evitar enfermedades cardíacas en hombres mayores y protegerlos de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Referencia: Skeletal muscle mass in relation to 10 year cardiovascular disease incidence among middle aged and older adults: the ATTICA study. Journal of Epidemiology & Community Health, 2019. http://dx.doi.org/10.1136/jeh-2019-212268