La masificación de internet ha permitido que personas de todo el mundo puedan interactuar abiertamente. En ocasiones, personas con síntomas muy inusuales comparten sus experiencias y descubren a otras con experiencias similares, lo que conlleva foros de discusión, grupos de apoyo y eventualmente se puede reconocer una nueva condición médica; un ejemplo de ello es la tripofobia.

La tripofobia, “miedo a los agujeros”, es una condición que provoca que los individuos sufran una reacción emocional al ver imágenes aparentemente inocuas de grupos de objetos, generalmente agujeros. La afección se describió por primera vez en internet en el año 2005, aunque todavía no es reconocida oficialmente como un trastorno mental.

La depresión y la ansiedad pueden empeorar los resultados de la cirugía de cadera

Reacción emocional

Las imágenes responsables de provocar la incómoda emoción, incluyen objetos naturales como los panales de abejas o la cabeza de semilla de loto, y objetos artificiales como tubos industriales apilados vistos de frente.

Los investigadores creen que la tripofobia es evolutiva y se originó de la asociación de agujeros con enfermedades humanas antiguas.

A pesar de su naturaleza aparentemente inocua, imágenes como estas pueden inducir una variedad de síntomas, incluyendo cambios cognitivos que reflejan ansiedad, síntomas corporales que están relacionados con la piel, como picazón y piel de gallina, y cambios fisiológicos que incluyen náuseas, un corazón acelerado o problemas para respirar.

Las imágenes que inducen la reacción emocional normalmente no se conciben como amenazantes, por lo que, en este sentido, la tripofobia difiere de muchas otras fobias.

Las fobias son trastornos de ansiedad que normalmente surgen debido al aprendizaje (una mordida de perro puede llevar a un miedo a los perros) o debido a mecanismos evolutivos innatos como los que subyacen al miedo a las arañas y serpientes. Por lo general, hay una amenaza, específica o general, real o imaginaria.

Imágenes aversivas

Pero en el caso de la tripofobia, no existe una amenaza obvia, y la gama de imágenes que inducen la fobia tienen muy poco en común entre sí, aparte de su configuración, la cual parece que tiene la clave de la emoción que inducen las imágenes.

Las personas que no profesan la tripofobia siguen encontrando aversivas las imágenes tripofóbicas, aunque no experimentan la emoción. Lo hacen porque la configuración da a la imagen propiedades matemáticas que son compartidas por la mayoría de las imágenes que causan incomodidad visual, fatiga visual o dolor de cabeza, lo cual se ha propuesto, se debe a que estas imágenes en particular no pueden ser procesadas eficientemente por el cerebro y por lo tanto requieren más oxigenación cerebral.

Las imágenes responsables de provocar la incómoda emoción incluyen objetos naturales y objetos artificiales como tubos industriales apilados vistos de frente.

Los investigadores creen que la tripofobia es evolutiva y se originó de la asociación de agujeros con enfermedades humanas antiguas.

No ver los "Me gusta" en Instagram puede ser positivo para el bienestar mental

Como señalan los científicos, la mayoría de las enfermedades infecciosas provocan la formación de muchas formas redondas en el cuerpo. Algunos ejemplos son la escarlatina, la viruela y el sarampión, entre muchos otros.

Como resultado de la correlación entre las enfermedades y los agujeros agrupados, los investigadores han apoyado la teoría de que el miedo a ver estas imágenes resulta de relacionar los agujeros con las enfermedades.

Referencias:

Is Trypophobia a Phobia? Psychological Reports, 2017. https://doi.org/10.1177/0033294116687298

Assessment of trypophobia and an analysis of its visual precipitation. The Quarterly Journal of Experimental Psychology, 2015. https://doi.org/10.1080/17470218.2015.1013970

Involuntary protection against dermatosis: A preliminary observation on trypophobia. BMC Research Notes, 2017. https://doi.org/10.1186/s13104-017-2953-6

Más en TekCrispy