Crédito: Uppsala universitet.

El Dr. Benjamin Kear de la Universidad de Uppsala en Suecia, ha comentado que hasta ahora se han encontrado esqueletos de dinosaurios y huesos frágiles de pájaros madrugadores en antiguas latitudes, pero que hasta ahora” no se habían descubierto restos integumentarios directamente atribuibles que muestren que los dinosaurios usaban plumas para sobrevivir en hábitats polares extremos”.

Sin embargo, según los informes, se han recuperado una variedad de dinosaurios fosilizados y plumas de aves de 118 millones de años de antigüedad de un antiguo depósito lacustre que en algún momento de la historia se ubicó cerca del círculo polar sur.

Pocos saben de ello, pero hay fósiles de dinosaurios con plumas muy famosos, a pesar de que de son bastante escasos y solo se han encontrado en unas pocas localidades de nuestro planeta.

Australia albergó marsupiales muy extraños hace millones de años

Los ejemplares hallados en el hemisferio sur, compuestos solo por plumas aisladas, son especialmente raros, y es por ello que un equipo internacional de científicos se unió para estudiarlos a detalle.

Analizando una colección de 10 plumas fósiles encontradas en Australia descubrieron una diversidad de “protoplumas” en forma de peli con mechones de dinosaurios carnívoros así como plumas de alas de pájaros primitivos.

Las plumas fósiles en cuestión fueron hallas en la Reserva Geológica Koonwarra Fish Beds, un sitio declarado patrimonio de la humanidad que se encuentra 145 km al sureste de Melbourne en Victoria, Australia.

Plumas bien conservadas

A pesar de ser conocidas desde la década de 1960, estas habían pasado desapercibidas por la investigación científica. Pero en esta oportunidad un equipo se interesó en conocerlas a profundidad, y empleó técnicas microscópicas y espectroscópicas avanzadas para determinar la anatomía y la preservación de las plumas de aves y dinosaurios fósiles de Koonwarra.

Los análisis revelaron que estas mantienen un estado de conservación increíble, según la profesora Patricia Vickers-Rich, experta en aves fósiles, de la Universidad de Monash y la Universidad de Tecnología de Swinburne en Melbourne.

“Incluso hay pequeñas estructuras en forma de filamento que habrían ‘comprimido’ las veletas de plumas, al igual que en las plumas de vuelo de las aves modernas”, agregó para dar una idea del nivel de detalle de las mismas.

Plumas más simples que las de las aves actuales

Los investigadores señalan que estas plumas fósiles australianas son de gran importancia histórica pues provienen de dinosaurios y aves pequeñas que vivían en un ambiente estacional muy frío con meses de oscuridad polar cada año.

Según el informe, esta plumas son diferentes a las de las aves de hoy, y en lugar de las complejas ramas entrelazadas que las forman en la actualidad, las de estos pequeños dinosaurios poseían ‘protoplumas’ más simples como el pelo. Según el Dr. Martin Kundrát, de la Universidad Pavol Jozef Safarik en Eslovaquia, uno de los autores principales del estudio, “las ‘protoplumas’ de los dinosaurios se habrían utilizado para el aislamiento”.

“El descubrimiento de ‘proto-plumas’ en Koonwarra sugiere que los abrigos de plumas suaves podrían haber ayudado a los pequeños dinosaurios a mantenerse calientes en los antiguos hábitats polares”.

Plumas con pigmentos

Los investigadores también encontraron restos microscópicos de lo que consideraron melanosomas en varias de las plumas fósiles de Koonwarra que escogieron para su estudio. Los melanosomas son estructuras que contienen pigmentos de color como la melanina, un pigmento muy común en el reino animal.

La evidencia se encontró en la superficie de las plumas que eran uniformemente oscuras y también en aquellas con bandas de colore distintos, que según los investigadores, podrían representar patrones originales de los dinosaurios polares y las aves.

Nat Geo Wild y More 4 distribuirán docu serie titulada 'Inside Taronga Zoo'

Una de sus teorías sugiere que los melanosomas fósiles densamente empaquetados en estas plumas podrían haber servido de camuflaje a los animales a los que pertenecían, así como ayudarlos en la comunicación visual y/o la absorción de calor en climas fríos polares.

Las plumas fósiles de Australia fueron enterradas en sedimentos fangosos muy finos que se acumularon en el fondo de un lago poco profundo cerca del Polo Sur durante la Era de los Dinosaurios. Los investigadores también quisieron evaluar la preservación de las biomoléculas, pero encontraron una fuerte degradación ocasionada posiblemente por la erosión.

Pero tal como indica el Dr. Thomas Rich del Museo de Melbourne en Australia, quien ha dirigido numerosas expediciones a la localidad de Koonwarra:

“Las plumas fósiles se conocen de Koonwarra desde principios de la década de 1960, y fueron reconocidas como evidencia de aves antiguas, pero por lo demás han recibido muy poca atención científica. Por lo tanto, nuestro estudio es el primero en documentar exhaustivamente estos restos, que incluyen nuevos especímenes que fueron examinados utilizando tecnologías de vanguardia”.

Estas conforman el primer registro del integumento de los dinosaurios de las antiguas regiones polares, y los autores resaltan la posibilidad de que en algún momento los dinosaurios emplumados y madrugadores tuvieron una distribución global en nuestro mundo.

Referencia:

A polar dinosaur feather assemblage from Australia. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1342937X19302850?via%3Dihub

Más en TekCrispy