La tecnología cada vez avanza con más rapidez y abarca más áreas de nuestro día a día. A medida que se refina, son más las habilidades que desarrolla, así como las capacidades que demuestra.

Un ejemplo claro de la evolución de sus habilidades es el nacimiento de los conocidos deepfakes. Estos, básicamente, se tratan de representaciones hechas por computadora de personas reales.

Con ellas, es posible crear imágenes y hasta contenidos audiovisuales falsificados. Por lo general, confiamos en la veracidad de un video por lo difícil que se supone que resultaría falsificarlo.

Sin embargo, ahora, con los deepfakes, solo es cuestión de tener las herramientas correctas. Como consecuencia, este nuevo fenómeno puede ocasionar consecuencias muy graves en la organización colectiva y generar problemas de confianza a largo plazo.

Ni el Primer Ministro británico está exento de este problema

No han sido pocas las veces en las que las personas se han alzado para comentar sobre los peligros que tiene el dejar que una práctica como esta continúe sin ningún tipo de legislación. Sin embargo, aún no ha existido una respuesta concreta por parte de ningún organismo gubernamental con respecto a ello.

Como un intento por forzar una respuesta de estos, la organización británica Future Advocacy liberó un par de deepfakes con la intención de crear polémica y atraer la atención de las personas hacia esta problemática. Ambas creaciones se compartieron a través del Twitter oficial de la organización y fueron un diseño del artista británico Bill Posters.

En un primer tuit, aparecía el deepfake del actual Primer Ministro británico, Boris Johnson. Este tiene una duración de poco más del minuto y durante el mismo, escuchamos al político ofrecer un mensaje de apoyo total a su oponente Jeremy Corbyn. El video termina con el propio rostro del primer ministro diciendo que todo se trata de un deepfake y que ni él está libre de este peligro.

Seguidamente, podemos ver un tuit muy similar, pero con un video del candidato político Jeremy Corbyn. En este, él expresa su apoyo por Johnson y su opinión de que es este quien debería ganar las elecciones. Nuevamente, al final, él mismo comenta que el video se trata de un deepfake.

¿Por qué hacer esto?

Como lo hemos dicho, hasta la fecha prácticamente ningún gobierno ha hecho movidas particulares en cuanto a la regulación de los deepfakes. Por lo general, se han excusado colocando la responsabilidad de los mismos en los hombros de las compañías de tecnología.

Nuevo informe alega que inteligencia artificial no es suficiente para combatir deepfakes

Algunas iniciativas privadas ya se han comenzado a mover en intentos por conseguir medios con los que identificar efectivamente un deepfake. Sin embargo, hasta que no haya un marco regulatorio para los mismos, es poco lo que los esfuerzos privados pueden hacer.

Future Advocacy solo está buscando crear conciencia al mostrarle diractemente el peligro que se puede presentar al dejar estos elementos sin regulación. Esperan que estos videos les abran los ojos a las autoridades para que comiencen a moverse para hacer algo al respecto.

Al otro lado del océano, un dilema muy similar se está presentando en Estados Unidos. Sobre todo, ahora que las elecciones del 2020 están casi a la vuelta de la esquina. Se han realizado muchas denuncias con respecto al peligro de los deepfakes, el gran papel que pueden jugar en las campañas de desinformación y la influencia que ello podría terminar teniendo en eventos tan importantes como lo son las elecciones presidenciales.

Por suerte, por lo menos de este lado del océano los entes gubernamentales como el Congreso estadounidense y el Departamento de Defensa están tomando cartas en el asunto. Tal vez, esta actividad pueda servir como un punto de referencia para las acciones que pronto debería comenzar a tomar el gobierno británico en cuanto a este tema.

Más en TekCrispy