La hemorragia subaracnoidea, también conocida como aneurisma cerebral, es una patología cerebrovascular grave, sobre la cual se ha registrado una elevada mortalidad y un alta probabilidad de dejar secuelas.

Esta afección se caracteriza por un dolor de cabeza súbito y muy intenso, así como por una en la zona cervical del cuello. Estos son frecuentemente confundidos con migraña y contractura cervical respectivamente.

El diagnóstico rápido y acertado de la condición puede hacer la diferencia entre un buen y mal pronóstico para el paciente, sin embargo, estos errores son más comunes de lo que deberían.

Investigadores encuentran una relación entre el dolor de cabeza y el de espalda

De hecho, una nueva investigación abordada por médicos del Hospital del Mar e investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) ha encontrado que uno de cada cuatro casos de aneurisma cerebral se diagnostica mal.

Diagnósticos erróneos frecuentes

Estudiando más de 400 pacientes del Hospital del Mar, encontraron que el 25.9 por ciento de estos tuvieron un diagnóstico erróneo teniendo aneurisma cerebral, así como un mayor tiempo de ingreso al hospital.

Los resultados publicados recientemente en la revista Stroke revelan que la mayoría de los errores diagnósticos iniciales se producen fuera del hospital, representando estos el 60 por ciento de los casos. Por otro lado, un 5 por ciento de los pacientes deben asistir a consulta hasta cinco veces antes de recibir el diagnóstico correcto a su afección.

En promedio, el tiempo de retraso en la administración del tratamiento adecuado fue de hasta siete días en los casos en los que se hicieron diagnósticos incorrectos. En cambio, para los que fueron diagnosticados correctamente el tiempo medio en recibir su tratamiento fue menor a un día.

Aunque esto no necesariamente se deba a negligencia. Como ya dijimos, por lo general el síntoma es un dolor de cabeza agutdo, y a pesar de ser una afección de importancia en nuestra actualidad, la prevalencia de aneurismas cerebrales es baja.

Diagnosticar a los pacientes con esta patología requiere derivarlos a un servicio de emergencias hospitalarias para que se les realice de forma urgente una tomografía computarizada.

El impacto del retraso del diagnóstico

Del total de los pacientes analizados en esta investigación, apenas cuatro de cada 10 sufrieron secuelas por la enfermedad. Sin embargo, en aquellos que recibieron un diagnóstico errado en un principio esta proporción se elevó hasta el 60 por ciento.

El problema es que, como ya mencionamos al principio, el retraso en el diagnóstico de esta patología, puede empeorar sustancialmente los daños que puede causar, e incluso llevar a la muerte del paciente.

Un diagnóstico acertado mejora el pronóstico

De izquierda a derecha: Ángel Ois, Jaume Roquer y Elisa Cuadrado. Crédito: Hospital del Mar.

Ángel Ois, médico adjunto del Servicio de Neurología e investigador del Grupo de investigación Neurovascular del IMIM, afirma que “mejorar el porcentaje de pacientes correctamente diagnosticados en la primera visita médica, mejoraría su pronóstico”.

“El diagnóstico erróneo en la hemorragia subaracnoidea es una oportunidad perdida para una buena evolución en aquellos enfermos con situación clínica menos grave. Incrementa el tiempo de admisión hospitalaria desde el inicio de los síntomas, con consecuencias, en determinadas ocasiones, dramáticas para el pronóstico”.

Habiendo corroborado la alta tasa de error que hay en el veredicto, los autores sugieren que debe concienciarse tanto a los médicos como a la población en general sobre la gravedad de esta afección. Esto es, informarles sobre los síntomas que la caracterizan y afinar los criterios aplicados para su diagnóstico de modo que puedan diferenciarse de otras enfermedades con síntomas similares.

El dolor de cabeza por comer algo frío también afecta a los adultos

¿Cómo afinar el diagnóstico de aneurisma cerebral?

Jaume Roquer, jefe del Servicio de Neurología y del Grupo de investigación Neurovascular del IMIM y último firmante de esta investigación, explica que a pesar de la similitud del dolor de cabeza de la aneurisma cerebral con el de la migraña, los pacientes suelen definir el primero como como el ‘peor dolor de cabeza sufrido en su vida’. Y ante ello, es recomendable realizar una tomografía computarizada:

“A pesar de que el dolor de cabeza es una queja muy común y, generalmente, no es un síntoma de un proceso grave, hay toda una serie de signos de alarma que tienen que hacer pensar en la posibilidad que el dolor de cabeza sea causado por una hemorragia subaracnoidea: un dolor explosivo de inicio muy agudo, habitualmente definido por el paciente como el ‘peor dolor de cabeza sufrido en su vida’. En estos casos la realización de una tomografía computarizada urgente es imprescindible”.

Elisa Cuadrado, neuróloga responsable de la Unidad de cefaleas del Hospital del Mar, complementa esta explicación con la noción de que el indicativo de gravedad no es necesariamente la intensidad del dolor, sino la forma de inicio, “acompañada de un dolor en la nuca intenso, y la falta de episodios previos similares”.

Como vemos, se trata de una patología sumamente compleja. De hecho, según el informe publicado sobre el estudio, solo algunos centros sanitarios están debidamente preparados para abordarla.

Referencia:

Misdiagnosis Worsens Prognosis in Subarachnoid Hemorrhage With Good Hunt and Hess Score. https://www.ahajournals.org/doi/10.1161/STROKEAHA.119.025520

Más en TekCrispy