Hace 150 millones de años, cuando los magnánimos dinosaurios vagaban por la Tierra, otro grupo de grandes reptiles vivía en los mares, y los más representativos eran los pliosaurios, los depredadores más grandes de su tiempo.

Aunque no abundan las muestras fósiles de estos monumentales animales prehistóricos, se sabe que medían más de 10 metros de largo y podían pesar hasta varias docenas de toneladas. Tenían cráneos grandes y poderosos y mandíbulas enormes con dientes grandes y afilados, y sus extremidades tenían forma de aletas.

Un hallazgo nutrido

Ahora, un equipo de paleontólogos de la Academia de Ciencias de Polonia descubrió e identificó los restos óseos de pliosaurios, el depredador marino más grande que vivió en el periodo Jurásico.

Además de los huesos de pliosaurio, los paleontólogos también identificaron varias otras especies animales de la misma época.

El hallazgo se realizó cerca del pueblo de Krzyżanowice en las montañas de La Santa Cruz de Polonia, enterrados en lo que hoy es un campo de maíz. La datación por carbono reveló que los fósiles tienen entre 145 y 163 millones de años, cuando los pliosaurios encabezaban la cadena alimentaria marina.

Estos grandes reptiles marinos existieron en el Período Triásico y Jurásico y se extinguieron al mismo tiempo que los dinosaurios, hace 66 millones de años, durante el evento de extinción Cretáceo-Paleógeno.

Además de los huesos de pliosaurio, los paleontólogos también descubrieron varias otras especies animales de la misma época. También hay plesiosaurios (primos de pliosaurios de cuello largo), fragmentos de tortugas antiguas y dientes de antepasados ​​de los cocodrilos modernos. En total, se contaron varios cientos de restos óseos.

Ecosistema oceánico único

De acuerdo a los autores, esta acumulación de fósiles del Jurásico es muy inusual. En la era de los dinosaurios, el área de las montañas Świętokrzyskie era un archipiélago de islas tropicales, en las que había lagunas cálidas y embalses de aguas poco profundas. Este ambiente fue el hogar de los reptiles marinos descubiertos.

El hallazgo se realizó cerca de las montañas de La Santa Cruz de Polonia, enterrados en lo que hoy es un campo de maíz.

La diversa y ecléctica selección de criaturas encontradas desafía las opiniones existentes sobre la Europa de la era jurásica, que anteriormente se había dividido en dos zonas principales: una provincia Boreal más fría y una provincia más cálida del Mediterráneo.

Estos restos fósiles podrían cambiar la historia de la evolución del vuelo

La disyuntiva surge debido a que los pliosáuridos y los plesiosauridos de cuello largo tienden a encontrarse en los ecosistemas boreales de lugares como Kimmeridge Clay en el Reino Unido y el archipiélago de Svalbard en el Ártico de Noruega. Mientras que los cocodrilomorfos y las tortugas plesioquélidas como las encontradas en Krzyżanowice se encuentran generalmente en provincias mediterráneas, como las montañas suizas del Jura y el sur de Alemania.

Debido a que los hallazgos de Krzyżanowice contienen fósiles de ambientes fríos y cálidos, los investigadores propusieron que representa una zona de transición que alguna vez fue un ecosistema oceánico único.

Referencia: New marine reptile fossils from the Late Jurassic of Poland with implications for vertebrate faunas palaeobiogeography. Proceedings of the Geologists’ Association, 2019. https://doi.org/10.1016/j.pgeola.2019.09.004

Más en TekCrispy