Se ha estudiado poco, pero existe cierta propensión a enfermedad cardíaca y cerebrovascular entre las personas transgénero. Un estudio reciente, por ejemplo, encontró que entre hombres y mujeres transgénero, estas últimas tienen mayor riesgo de desarrollar estas afecciones como consecuencia de la aplicación de terapias hormonales.

Y a pesar de ser un tema poco frecuente, es digno de considerar en nuestra actualidad. Ahora una nueva investigación revela que los niveles más altos de apoyo social hacia la población transgénero puede compensar el aumento de factores de riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular vinculados a la discriminación y las expectativas de género tanto entre adultos transgénero como en los no conformes con el género.

Los hallazgos se presentarán en las Sesiones científicas de la American Heart Association, un evento en el que se informan los últimos avances en ciencias cardiovasculares para investigadores y médicos, a celebrarse entre 16 y 18 de noviembre de 2019 en Filadelfia.

El apoyo social mejoró el sueño y la actividad física

El consumo de tabaco, de alcohol, los bajos niveles de actividad física, dormir poco y el sobrepeso o la obesidad son factores de riesgo típicos entre las personas transgénero que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Sin embargo, existen otros factores de peso como los comportamientos discriminatiorios con ellos y la verguenza por la propia identidad de género que también pueden estimular esta afección.

Los investigadores reunieron a 288 adultos transgénero, de los cuales la mitad eran mujeres al nacer, que participaron en el Proyecto AFFIRM. Este último es un estudio de salud a largo plazo que abarca tres ciudades (Nueva York, San Francisco y Atlanta) e incluye personas que se identifican como transgénero y no conformes con su género, es decir, aquellos con identidades de género que están fuera de la noción convencional de hombre o mujer.

two men taking selfie in lawn
Los niveles elevados de apoyo social mejoraron el sueño y el ejercicio entre las personas transgénero.

Entonces examinaron la relación entre la discriminación en la vida cotidiana, como la discriminación laboral, la dificultad para encontrar vivienda y ser amenazado o acosado por otros, y la transfobia internalizada, que comprende las expectativas sociales de género y/o sentir vergüenza hacia la propia identidad de género, con los factores de riesgo tradicionales ya mencionados.

El ciclo menstrual no cambia los beneficios cognitivos del ejercicio en las mujeres

Analizando los datos, encontraron que los niveles más altos de discriminación y transfobia internalizada estaban estrechamente relacionadas con tasas más altas de consumos de riesgo, como alcohol y tabaco, así como con una menor duración del sueño.

Pero en cambio, los niveles elevados de apoyo social aumentaron las probabilidades de que estas personas durmieran los suficiente en la mitad, así como de que hicieran ejercicio adecuado en casi un tercio. Además, cuando había mayor apoyo social también se debilitaba el vínculo entre la discriminación y la duración del sueño, de modo que el primero no influía tanto en el segundo.

Y de hecho, los investigadores no observaron impacto de las terapias de hormonas en los factores de riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular en este estudio, a pesar de que ya en ocasiones previas se habían encontrado un vínculo en las mujeres transgénero.

Apoyo social para reducir enfermedades cardíacas

Tal como indica Billy A. Caceres, profesor asistente en el Programa para el Estudio de la Salud LGBT en la Escuela de Enfermería de la Universidad de Columbia en Nueva York y autor principal del estudio, estos hallazgos “sugieren que el apoyo social podría proteger contra las enfermedades cardíacas negativas y los efectos de la discriminación entre personas transgénero y no conformes al género”.

“Es importante que los profesionales de la salud pregunten a estos pacientes sobre su exposición a estos tipos de estresores, el uso de hormonas y si tienen un apoyo social adecuado”.

Por supuesto, en vista de que solo se incluyeron individuos de tres ciudades estadounidenses, es de notar que no pueden generalizarse los resultados para áreas rurales o suburbanas de los Estados Unidos o para personas transgénero y no conformes de género que viven en otros países. Sin embargo, pueden servir de base y motivación para investigaciones futuras en torno a este tema.

Referencia:

Social support may reduce heart, stroke effects of discrimination in transgender and gender non-conforming adults. https://newsroom.heart.org/news/social-support-may-reduce-heart-stroke-effects-of-discrimination-in-transgender-and-gender-non-conforming-adults?preview=84cf

Más en TekCrispy