Recientemente un equipo de investigadores hizo una revisión minuciosa en la literatura científica para determinar la influencia de una de las actividades físicas mas populares entre las personas de todo el mundo: correr.

Sorprendentemente, correr al menos 50 minutos cada semana reducía el riesgo de muerte relacionada con el cáncer y enfermedades cardiovasculares, entre otras causas. Pero lo que llamó la atención de los investigadores fue el hecho de que tan poco tiempo de ejercicio diera tan buenos resultados en la longevidad de las personas.

Sin lugar a dudas, el ejercicio físico, por simple que sea, es indispensable para mantener una buena salud tanto en hombres como en mujeres. Y sus beneficios siguen vislumbrándose en las nuevas investigaciones que se publican a diario.

Esta vez una publicación reciente en la revista JAMA Network Open ha revelado que la actividad física regular, incluso aquella de menor intensidad como caminar, está relacionada con un menor riesgo de fractura de cadera y fractura total en mujeres posmenopáusicas.

35 minutos de actividad física reduce el riesgo de fractura

Abuelos, Abuela, Mujer, Jubilación, Antigua, Mujeres
No solo las actividades recreativas movidas, sino también las labores domésticas como barrer la casa o el trabajo de jardín funcionan para reducir el riesgo de fractura de cadera.

Los investigadores utilizaron los datos de 77,000 participantes mujeres de la de Salud de la Mujer, un estudio de la actividad física y la incidencia de fracturas en mujeres mayores considerada la más completa hasta ahora en el tema, e hicieron seguimiento de ellas durante 14 años.

Durante el período de seguimiento, 33 por ciento de las mujeres informaron haber experimentado al menos una fractura. Sin embargo, aquellas que fueron más activas en su día a día, que realizaron aproximadamente 35 minutos o más de actividades recreativas y domésticas diarias, tuvieron un un 18 por ciento menos de riesgo de fractura de cadera y un 6 por ciento menos de fractura total.

Fractura de cadera tiene una alta mortalidad

Jean Wactawski-Wende, decano de la Universidad de Buffalo School of Public Health and Health Professions y coautor de esta nueva investigación recuerda que “la fractura es muy común en las mujeres menopáusicas y se asocia con de independencia, limitaciones físicas y aumento de la mortalidad”.

Señala también los gastos que esto genera al Estado. Según los autores, cada año ocurren aproximadamente 1,5 millones de fracturas en mujeres estadounidenses, y esto genera US$ 12.7 mil millones en costos de atención médica. Entre estas lesiones, 14 por ciento ocurren en la cadera, y la mortalidad asociada a estas es de 20 por ciento, un porcentaje considerablemente alto que merece atención.

Es por ello que Wactawski-Wende recalca que hacer simplemente “actividades modestas, como caminar , pueden reducir significativamente el riesgo de fractura, lo que a su vez puede reducir el riesgo de muerte”. Y el beneficio no solo está en las actividades recreativas, sino también en labores domésticas como barrer los pisos, doblar la ropa y trabajo de jardín.

“Estos hallazgos proporcionan evidencia de que la reducción de fracturas se encuentra entre los muchos atributos positivos de la actividad física regular en mujeres mayores”, concluye Wactawski-Wende.

Y en efecto, estos resultados son de utilidad para la comunidad científica. Conscientes de este beneficio del ejercicio, los médicos podrían hacer mayor énfasis al recomendar a las mujeres posmenopáusicas mantenerse más activas. No por nada el primer autor Michael LaMonte, profesor asociado de investigación de epidemiología y salud ambiental, lanzó esta frase icónica para el artículo: “siéntate menos, muévete más y cada movimiento cuenta”.

Referencia:

Association of Physical Activity and Fracture Risk Among Postmenopausal Women. https://jamanetwork.com/journals/jamanetworkopen/fullarticle/2753526