Al ser la cuarta causa principal de discapacidad en el mundo, el dolor de cuello representa uno de los problemas de salud más importantes a nivel global, y su prevalencia se ha incrementado en las últimas décadas.

Aunque el curso natural de un episodio de dolor de cuello es favorable, generalmente mejora o desaparece en pocos meses, las tasas de recurrencia son altas, al punto de que entre la mitad y las tres cuartas partes de las personas que tienen dolor de cuello experimentarán episodios repetidos de dolor.

¿Los ciclos menstruales de las mujeres realmente se sincronizan?

Factores de estilo de vida

Si bien la percepción generalizada apunta a las “malas posturas” como causa del dolor de cuello, la verdad es que no existe evidencia científica que respalde esa creencia. De hecho, la investigación muestra que dormir mal, un nivel de actividad física reducido y niveles elevados de estrés parecen ser factores más importantes.

Las personas que sufren de dolor de cuello deberían considerar evaluar sus hábitos de sueño, incrementar el nivel de actividad física y enfocarse en reducir los niveles de estrés.

Por lo tanto, y a pesar de los intentos de los profesionales de la salud de corregir la postura y sugerir el uso de sillas, escritorios, teclados y otros dispositivos “ergonómicos”, los llamados “factores de estilo de vida” parecen ser más relevantes para aliviar y prevenir el dolor en el cuello.

Aunque las creencias sobre la asociación entre las malas posturas y el dolor de cuello son profundas, la evidencia científica cuenta una historia muy diferente. Por ejemplo, se ha demostrado que cambiar la forma en que una persona se sienta, las llamadas “intervenciones ergonómicas”, tienen poco o ningún impacto en si una persona desarrolla dolor de cuello.

Creencia infundada

En varios estudios, los investigadores han seguido a grupos de personas que no tienen dolor de cuello junto con aquellos que solo experimentan dolor de cuello ocasionalmente. Algunas personas en estos grupos desarrollaron dolor de cuello problemático.

La percepción generalizada apunta a las “malas posturas” como causa del dolor de cuello, pero no existe evidencia científica que respalde esa creencia.

Al examinarlos, los investigadores observaron que las personas que presentaban dolor de cuello registraban menos calidad y cantidad de sueño, altos niveles de estrés laboral, bajos niveles de actividad física y tenían un estado de ánimo deprimido.

¿Por qué las parejas casadas solían dormir en camas separadas?

Las personas que sufren de dolor de cuello, más que preocuparse por cómo sentarse o caminar, deberían considerar evaluar sus hábitos de sueño, incrementar el nivel de actividad física y enfocarse en reducir los niveles de estrés, porque la evidencia científica parece mostrar que la creencia de que las malas posturas ocasionan dolor de cuello es un mito.

Referencias:

Exercise programs may be effective in preventing a new episode of neck pain: a systematic review and meta-analysis. Journal of Physiotherapy, 2018. https://doi.org/10.1016/j.jphys.2018.05.003

Neck Posture Clusters and Their Association With Biopsychosocial Factors and Neck Pain in Australian Adolescents. Physical Therapy, 2016. https://doi.org/10.2522/ptj.20150660

Más en TekCrispy