Aunque resulta un poco difícil creer en la posibilidad de ser hackeado de una manera tan “exagerada” como a través de un láser, un grupo de investigadores descubrió que los dispositivos controlados por comandos de voz pueden ser hackeados con lásers, específicamente los pertenecientes a la línea de Smart Home.

Investigadores de la Universidad de Michigan y la Universidad de electro-Communications en Tokio, realizaron un estudio en el que descubrieron que los láseres pueden ser implementados para controlar las acciones de Smart Home Assistant.

Un video publicado por los investigadores muestra como un láser controlado por un módulo y un amplificador de señal puede interferir los micrófonos de los asistentes inteligentes de Smart Home y tomar el control del dispositivo.

Según Takeshi Sugawara, investigador de seguridad cibernética, es posible que los micrófonos respondan a la luz como si fuera un sonido. Además, agregó que cualquier cosa que actúe con comando de voz, actuará con comandos de luz.

De acuerdo con los experimentos realizados, los científicos notaron que al usar un láser de 60 milivoltios para controlar el comando de 16 altavoces inteligentes, casi todos registraron los comandos desde 50 metros de distancia.

Los hospitales son tal vulnerables a ataques de ciberseguridad como tus dispositivos móviles

Investigadores de la Universidad de Michigan y la Universidad de Electro-Communications en Tokio explican que este tipo de ataques no es común en dispositivos de hogares inteligentes, pero sin duda pueden causar estragos a la hora de violentar la seguridad de una casa o vehículo:

“La autenticación del usuario en estos dispositivos a menudo es inexistente o inexistente, lo que permite al atacante usar comandos de voz inyectados con luz para desbloquear las puertas frontales protegidas con smartlock del objetivo, abrir puertas de garaje, comprar en sitios web de comercio electrónico a expensas del objetivo, o incluso localizar, desbloquear y arrancar varios vehículos (por ejemplo, Tesla y Ford) que están conectados a la cuenta de Google del objetivo “.

Sin embargo, se dieron cuenta que los teléfonos inteligentes que resultaron más complejos de controlar, fueron los iPhone, con un alcance alrededor de 10 metros, y dos dispositivos Android, al que sólo podían controlar desde unos 5 metros.

Como es de esperarse, las principales desarrolladores de Smart Home Assistant como Google o Amazon no recibieron la noticia con agrado, de acuerdo con la fuente, Amazon aseguró tomar en cuenta la investigación y verificar los protocolos de seguridad pertinentes.

Más en TekCrispy