Aunque han pasado más de cuarenta años desde que por primera vez se propuso la llamada sincronía menstrual –el fenómeno en el que los ciclos menstruales de algunas mujeres se sincronizan cuando viven muy cerca unas de otras–  todavía no hay evidencia concluyente de su existencia.

De hecho, un importante número de investigaciones con resultados nulos, críticas en el diseño de los estudios que han examinado la sincronía menstrual y la falta de explicaciones evolutivas convincentes, ponen en tela de juicio la existencia de este fenómeno.

¿Ciclos sincronizados?

La idea de la sincronización menstrual fue popularizada originalmente por la investigadora Martha McClintock en el año 1971. En su etapa de estudiante de pregrado notó que ella y las otras mujeres en su dormitorio tenían ciclos menstruales que parecían sincronizarse con el tiempo.

A pesar de la falta de evidencia científica que respalde la sincronía menstrual, el impacto psicológico de la teoría sigue teniendo un gran alcance en la psique femenina colectiva.

Sobre la base de esta observación, la para entonces estudiante decidió investigar este tema para presentarlo como su tesis de grado. Con ese propósito, pasó seis meses rastreando los ciclos menstruales de 135 mujeres que vivían en un dormitorio universitario y concluyó que las compañeras de habitación y las amigas cercanas experimentaron un “aumento significativo en la sincronía menstrual”.

Sin embargo, la definición de sincronía de McClintock era bastante laxa. Las mujeres que estudió tuvieron una diferencia promedio de 6,5 días entre el comienzo de sus períodos al comienzo del estudio, y al final, esa diferencia disminuyó a poco menos de 5 días. Si bien este tipo de línea de tiempo apunta a alguna posibilidad de superposición menstrual, no representa un fundamento firme para sustentar la teoría de la sincronía menstrual.

No sorprende que otros investigadores no hayan podido replicar los resultados de McClintock. Además, los críticos de ese estudio manifiestan que los períodos se superponen de vez en cuando, independientemente de la proximidad.

Teoría desmitificada

En el año 1998, la investigadora Beverly Strassman, profesora de antropología en la Universidad de Michigan, hizo los cálculos menstruales: si un ciclo menstrual típico dura 28 días, el inicio del ciclo de dos mujeres tendrá en promedio 7 días de diferencia. Teniendo en cuenta los cinco días de menstruación, un par de amigas deberían tener menstruaciones superpuestas aproximadamente una cuarta parte del tiempo debido solo al azar.

Aunque han pasado más de cuarenta años desde que se propuso la llamada sincronía menstrual todavía no hay evidencia concluyente de su existencia.

Más recientemente, en plena era de las aplicaciones de seguimiento de períodos, los científicos han podido desacreditar la teoría de la sincronía menstrual varias veces. La aplicación de seguimiento de períodos Clue recientemente puso a prueba esta teoría al reclutar 360 pares de mujeres que pensaban que sus períodos se habían sincronizado y estaban dispuestos a dar permiso a la compañía para ver los datos de su aplicación.

Un análisis de esos datos mostró que la mayoría de las parejas vieron que sus ciclos menstruales divergían en lugar de sincronizarse en el transcurso del estudio, y que las mujeres que vivían juntas tenían más probabilidades de divergir.

A pesar de la falta de evidencia científica que respalde la sincronía menstrual, el impacto psicológico de la teoría sigue teniendo un gran alcance, y mientras en programas televisivos populares se siga haciendo referencia a los ciclos menstruales sincronizados, es probable que este mito perdure en la psique femenina colectiva.

Referencias:

Menstrual synchrony: Fact or artifact? Human Nature, 2006. https://doi.org/10.1007/s12110-006-1004-0

Demystifying Menstrual Synchrony: Women’s Subjective Beliefs About Bleeding in Tandem With Other Women. Women’s Reproductive Health, 2016. https://doi.org/10.1080/23293691.2016.1150132

Menstrual synchrony pheromones: cause for doubt. Human Reproduction, 1999. https://doi.org/10.1093/humrep/14.3.579