La startup de patines eléctricos Inboard Technology, despidió a sus empleados después de anunciar el cierre de sus operaciones y el proceso de venta de la compañía.

Un reporte de The Verge señala que Inboard Technology fue uno de los principales competidores de Boosted, el famoso fabricante scooters eléctricos, luego que decidió incursionar en este mercado. Lamentablemente esta estrategia no fue la mejor para Inboard.

Ryan Evans, ex CEO de la empresa afirmó que su equipo había bloqueado “un pedido muy grande” de “uno de los operadores de scooters más grandes de Europa”. Este fue un movimiento que dejó a Inboard sin la posibilidad de sacar su producto a la venta, echando por tierra una inversión de nada más y nada menos que USD$ 8 millones en 2017.

“Todos los negocios y mercados pasan por desafíos”, dijo Evans, y continuó: “El mercado explosivo de vehículos eléctricos livianos ha sido más turbulento que la mayoría, con Startups de miles de millones de dólares y empresas públicas que encuentran el mercado lleno de desafíos”.

El comienzo del fin de Inboard

Aunque las mayorías de las empresas suelen apostar por nuevos productos para reinventarse, muchas veces se requieren de ciertos análisis financieros para garantizar que la compañía pueda salir a flote ante cualquier revés.

Esto pudo haber sucedido con Inboard, pues después que la compañía anunció su segundo scooter eléctrico G1 valorado en USD$ 1,299, cuyo vehículo prometía ser mejor que la primera versión M1 y su competencia.

Samsung dejará de fabricar smartphones en China

Sin embargo, los planes de la compañía no salieron como se esperaba y en abril de 2019, Inboard realizó un reembolso de los depósitos que los clientes habían pagado para el G1, ¿la razón? los inversores dicidieron retirar el apoyo a la compañía.

El gran negocio de los e-scooters

El mercado de transporte de scooters eléctricos está tomando forma actualmente, marcas como Lime o Bird, desarrollan vehículos automotores cada vez más funcionales que buscan solucionar el problema de congestión vial.

Esto último ha contribuido a que muchas compañías se dediquen al alquiler de e-scooters que pueden obtener en cualquier punto de la ciudad, al mismo tiempo que evita el deterioro de la capa de ozono por emisiones de carbono.

Otro punto a favor de los e-scooters es que cobran tarifas sumamente asequibles según el tiempo de uso, lo que lo convierte en un negocio rentable principalmente en ciudades donde suelen pasar horas en el tráfico.

Es por esto que cada vez surgen compañías que incursionan en el negocio de e-scooters, sin embargo, el ejemplo de Inboard representa que se necesita mucho más que una buena idea para sostenerse.

Más en TekCrispy