Cortesía: 9to5Google

Google oficialmente adquiere Fitbit, la marca conocida por el desarrollo de wearables o smartwatch enfocados a la salud de sus usuarios. En este sentido, el movimiento de la empresa de Mountain View representa una nueva forma de incursionar en el mercado de aplicaciones de la salud.

Si bien Apple ha sido el principal promotor de los wearables enfocados en la salud, con sus Apple Watch, la nueva inversion de Google valorada en USD$2,1 millones nos indica que el gigante va muy en serio en este mercado de salud del consumidor.

Impulsando el mercado de wearables

Aunque Google cuenta con WearOS, un sistema operativo para smartwatch, no ha logrado avanzar en este mercado como quisiera. Caso contrario ha ocurrido con Fitbit, la empresa que ha adquirido y con la que se encuentra trabajando desde hace tiempo.

Fitbit ha implementado la API Cloud Healthcare de Google en sus productos y ahora que forma parte de la empresa de Mountain View, es evidente que sus productos presentaran mejoras notables tanto en WearOS como en Google Fit.

“Trabajar con Google nos da la oportunidad de transformar la forma en que escalamos nuestro negocio, lo que nos permite llegar a más personas en todo el mundo más rápido, al tiempo que mejora la experiencia que ofrecemos a nuestros usuarios y al sistema de atención médica”, dijo el CEO y cofundador de Fitbit James Park durante su asociación con Google de 2018.

Actualmente los usuarios buscan mantener una vida saludable y acuden a aplicaciones que les ahorran el tiempo y dinero ya que no deben acudir a un doctor. Esto sin duda es un gran mercado al que empresas como Apple y Fitbit han sabido explotar.

Fitbit cuenta con 28 millones de usuarios y varios modelos de smartwatch que han sido bien recibidos en el mercado. Sin embargo, Google tendrá que trabajar duro si busca una posición respetable en este mercado, principalmente después de las demandas en los que se ha envuelto por violación a la privacidad y su controvertido modelo de negocios.